martes, 26 de abril de 2011

Inalámbricos Peligrosos - Discovery Salud




MÁS PELIGROSOS QUE EL MÓVIL O LAS ANTENAS DE TELEFONÍA
Riesgo de los teléfonos inalámbricos tipo Dect

Con frecuencia al evaluar las emisiones radioeléctricas de una antena de telefonía móvil, encontramos que el cliente está más afectado por las radiaciones de microondas generadas dentro de su domicilio. Estas son generadas por teléfonos móviles, por redes WiFi, Wimax o similares, o más frecuentemente por los teléfonos inalámbricos.

Evidentemente, la alarma social ante las antenas está justificada, existen muchas evidencias experimentales y abundante investigación científica, y se puede afirmar que todas las antenas de telecomunicaciones emiten radiofrecuencias potencialmente peligrosas.
Pero muy a menudo los teléfonos inalámbricos tipo DECT, tan habituales en nuestras casas, son la primera fuente de radiaciones de microondas en una vivienda. La radiación que recibe el usuario de un teléfono DECT puede ser cientos de veces más potente que la recibida de las antenas de telefonía móvil exteriores (ver recuadro con mediciones).

Atractivas ventajas
La tecnología digital DECT es la más usada en los teléfonos inalámbricos, con señales pulsantes similares a los móviles GSM. Las aplicaciones comerciales principales son para telefonía o RDSI sin hilos, como centralita sin hilos, y también existen monitores para bebés tipo DECT.
En toda Europa, los teléfonos inalámbricos DECT se comercializan de manera masiva por las grandes marcas como teléfono doméstico sin hilos. Su principal ventaja es que una única estación base central, conectada a la red eléctrica y a la red telefónica, permite usar varios supletorios sin necesidad de cables, quedando conectados por radiofrecuencia a la estación base, con alcance de cientos de metros.
Existen modelos DECT por menos de 20 euros, y resulta sencillo crear una red telefónica interna para fincas de gran tamaño. La publicidad afirma que los teléfonos digitales DECT protegen la privacidad de la conversación, mejoran la seguridad en la comunicación y reducen las interferencias, con un sonido más claro que los analógicos.
Los teléfonos DECT ofrecen opciones comunes con los móviles, como pantalla digital con identificación de llamada, memorización de agenda de teléfonos, tarjeta SIM, bloqueo de teclado, manos libres, auriculares Bluetooth, mensajes SMS, conferencia a tres, función talkie-walkie, con llamadas gratuitas entre terminales, además tienen contestador, centralita y algunos hasta un repetidor para extender la cobertura 300 metros más.


Un teléfono DECT es una antena de telefonía en la propia casa
El problema es que el sistema DECT emite día y noche radiaciones de alta frecuencia (microondas de 1.8 gigahercios), 24 horas al día, 168 horas por semana, incluso cuando no se usa el teléfono, siendo suficiente que la estación base esté enchufada a la red eléctrica. Por tanto, si instalamos un teléfono de tecnología DECT, tendremos nuestra propia antena de telefonía móvil dentro de casa.
Su peligrosidad se incrementa porque que el emisor está muy cerca de las personas, frecuentemente en la cabecera de la cama, o en la mesa del despacho. Si sufrimos de dolores de cabeza, insomnio, nerviosismo y otros problemas de salud, debemos comprobar si tenemos un teléfono DECT en la vivienda, en el  trabajo o en la vecindad, porque podría ser la causa.
Un teléfono tipo DECT es un radioemisor de corto alcance, con una potencia de 250 milivatios. Está concebido como una estación base de telefonía, con alcance de más de 400 metros en espacio abierto, unos 60 metros a través de tabiques, que emite microondas durante las 24 horas, aunque no se hagan llamadas.
Como comparación, una antena de telefonía móvil emite con 20 vatios de potencia, alcanza varios kilómetros en campo abierto y muchos cientos de metros en medio urbano, y el sistema Bluetooth usado en informática (teclado y ratón), con potencias entre 1 y 100 milivatios alcanza hasta 100 m.


Mediciones comparativas antenas-inalámbricos realizadas en viviendas (Recuadro)
Densidad de potencia medida en microvatios por m2  (µW/m2).

  • Caso en Castellón.
  • Antena de telefonía a 300 m de la casa:  50-10 µW/m2
  • Inalámbrico DECT: >1999 µW/m2.

  • Caso en León.
  • Repetidor de Retevisión a 1.500 m: 280-140 µW/m2
  • DECT: >1999 µW/m2.

  • Caso en Barcelona.
  • Antena de telefonía a 200 m: 400-900 µW/m2
  • DECT: 7.000 µW/m2.

  • Caso en Zaragoza.
  • Antena de telefonía a 100 m: 750-200 µW/m2
  • DECT: >9.999 µW/m2.

  • Caso en Barcelona.
  • Antena de telefonía a 100 m: 130-46 µW/m2
  • DECT: 450.000 µW/m2.


QUE ES UN TELÉFONO DECT-GAP*
La radiación electromagnética de los teléfonos inalámbricos con tecnología DECT/GAP es similar a la de los teléfonos móviles.
-       La frecuencia portadora está situada entre 1,88 y 1,9 gigahercios y la información se transmite en "paquetes" digitalizados.
-       Las unidades de información se emiten mediante "pulsos" a una frecuencia de 100 hercios, con lo que se producen picos en dientes de sierra y los correspondientes armónicos.
-       La potencia emisora promedio, según fabricante, está alrededor de los 10 milivatios, pero los picos máximos de la pulsación pueden llegar a alcanzar los 250 milivatios.
-       La estación base emite non stop: continuamente. Incluso también cuando el aparato está colgado y nadie telefonea.
-       Los teléfonos DECT pueden interferir a otros aparatos electrónicos, tales como ordenadores, equipos de música estéreo, aparatos médicos, etc.

* DECT (Digital Enhanced Cordless Telecommunication) es la sigla inglesa para telecomunicación inalámbrica intensificada digitalmente. GAP (Generic Access Profile) es un estándar de los fabricantes de teléfonos DECT que garantiza compatibilidad entre base y terminal inalámbrico de fabricantes distintos.

--
Cómo solucionar el problema
-       Desconecte el teléfono de la red eléctrica tirando del enchufe (algunos teléfonos llevan además un transformador (alimentador) que también hay que desenchufar) y observe si sus problemas de salud mejoran: puede ser necesario esperar un cierto tiempo (desde unos días a semanas). Si no se produce el efecto buscado, hay que descartar también que no haya un teléfono de estos en casa de sus vecinos más próximos o que tenga usted instalada una antena de Telefonía Móvil cerca de su casa. Hable con sus vecinos e infórmeles del peligro de los teléfonos domésticos con tecnología DECT.
-       Elimine el teléfono DECT y vuelva a usar el teléfono tradicional con cable.
-       Si precisa usted usar un teléfono inalámbrico, utilice como mal menor uno que funcione con tecnología analógica. Éstos también funcionan a alta frecuencia de microondas, pero no emiten pulsaciones y sólo contaminan cuando se telefonea.
-       Infórmese a conciencia sobre los aparatos que está usted utilizando y sobre los efectos de las altas frecuencias pulsantes. ¡¡¡ Su salud se lo agradecerá !!!

Fuente: Estudio Instituto ECOLOG, Alemania, "Telefonía móvil y salud" (Hannover 2001).
Editado por GEA. Traducido por Carlota Huidobro.
--




Alteraciones de salud
La radiación pulsante de los teléfonos DECT es “biológicamente activa” y atraviesa incluso las gruesas paredes de cemento y -por descontado- también los huesos del cráneo, que por comparación son mucho más finos. Están especialmente expuestos los niños, personas mayores, enfermos, mujeres embarazadas y demás grupos de riesgo.

Las alteraciones de salud son similares a las observadas con la telefonía móvil:
-       Trastornos nerviosos: Dolores de cabeza, insomnio, déficit de concentración, agotamiento, cansancio, depresiones e irritabilidad.
-       Alteraciones del comportamiento en niños, tales como hiperactividad y agresividad; trastornos del aprendizaje, niños "llorones" y alteraciones en el crecimiento y desarrollo.
-       Arritmias y presión arterial alta.
-       Ruidos y vibraciones en el oído (acúfenos), mareos  y vértigos.
-       Conjuntivitis y alteraciones de la vista.
-       Alteraciones en el cuadro hemático,  especialmente en niños:  los glóbulos rojos no alcanzan su total madurez y debido a ello se ve limitada su capacidad de trasportar oxígeno, provocando síntomas similares a la anemia.
-       Compactación de los glóbulos rojos y formación de trombos, con el consiguiente riesgo incrementado de sufrir trombosis/ictus.
-       Posibilidad de agravamiento de enfermedades preexistentes.
-       Cáncer, especialmente tumores cerebrales.

Otras investigaciones han encontrado diversos efectos nocivos de las microondas pulsantes:
-       Lesionan el material genético (rotura de ADN)
-       Alteran la comunicación intercelular
-       Influyen en el sistema nervioso central.
-       Rompen la barrera hematoencefálica.
-       Alteraciones del EEG, incluso durante el sueño.
-       Disminución de la capacidad de aprendizaje.
-       Debilitamiento del sistema inmunitario.
-       Afectación del sistema hormonal.
-       Disminución de la secreción de la hormona melatonina.
-       Aumenta el riesgo de contraer cáncer.
-       Tendencia a la infertilidad, malformaciones y trastornos en el embarazo.

Alternativas técnicas
No podemos recomendar ningún teléfono inalámbrico, puesto que todos emiten radiaciones similares a un teléfono móvil. Para uso habitual debemos aconsejar el uso del teléfono fijo convencional con cable, pues todos los dispositivos sin cable (wireless) emiten radiaciones electromagnéticas potencialmente peligrosas, directamente en el cerebro.
No obstante, si “creemos imprescindible" usar un inalámbrico, o nuestro trabajo lo exige, aconsejamos elegir un teléfono de emisión analógica tipo CT, como el modelo KX-TC1220SPB (Panasonic), o el modelo  ZET-Phone 600 CT 1+ (DSC-Zettler). Aunque son difíciles de encontrar en el mercado, pues hoy día la mayoría de teléfonos inalámbricos comercializados son DECT.
También existen modelos de teléfonos que siguen la Norma ECO DECT, llamados ecológicos, de menor contaminación como el modelo ZET-Phone 1100 también de DSC-Zettler. La menor contaminación del DECT ecológico se logra  por dos mecanismos, por una parte la emisión de radio de la base se desconecta automáticamente cuando no está siendo usado, siempre que solo tengamos un solo terminal y esté colocado en su zócalo o base.  Por otro lado, el alcance de la radiación se reduce automáticamente en un 75%, a 25 metros (dentro de edificios) y 150 metros al aire libre. Si sobrepasamos estas distancias el teléfono recupera su potencia máxima, para seguir hablando sin interrupción.
Pero aunque el modelo llamado ecológico reduzca la radiación, un teléfono inalámbrico siempre emite radiaciones peligrosas y solo puede aceptarse para un uso breve y puntual, debiendo excluirse totalmente su uso si existen niños o personas electrosensibles.

Petición de prohibición
Debemos considerar que los afectados por radiaciones intensas de las antenas de telefonía móvil pueden ser el 1 % de la población, mientras que el teléfono móvil y el inalámbrico afectan a la mayoría de la población, con dosis de radiación mucho más altas.
Diversos llamamientos de Friburgo, Catania o Benevento, como la Declaración de Alcalá, el Proyecto Reflex, o el más reciente Bioinitiative Report, y muchos investigadores independientes han alertado de la peligrosidad del teléfono inalámbrico (tecnología DECT-GAP).  Recientemente la ministra de sanidad francesa alerta en televisión del grave riesgo de los teléfonos móviles e inalámbricos, en especial para los niños, y Gerd Oberfeld del Departamento Público de Salud de Salzburgo, hace un llamamiento a directores y profesores, su consejo oficial es no usar la tecnología WLAN (WiFi-Wimax) ni DETC en escuelas y guarderías por su alto riesgo para los niños.
Por todo ello los expertos están pidiendo, especialmente en Alemania (Instituto Ecolog), la prohibición de los teléfonos con tecnología DECT y de otros sistemas de telecomunicación pulsantes, y no utilizar tecnologías experimentales, como GSM, UMTS, DECT, Bluetooth, WiFi o Wimax, sin haber investigado sus efectos a largo plazo sobre la salud humana.
En un estado de derecho, todos estos dispositivos tendrían que indicar la banda de frecuencia (gigahercios), el sistema de modulación (GPS, UMTS, DECT, WiFi), la potencia de salida (vatios), la densidad de potencia máxima (milivatios/m2), y el impacto energético sobre el cerebro humano (SAR o similar). Y por supuesto, dada su peligrosidad también debería exigirse el etiquetado como producto peligroso, con un recuadro de alerta similar al tabaco: "El uso continuado de este producto puede tener efectos nocivos sobre la salud".

Protección electromagnética de la casa
Como hemos dicho al principio, al realizar una auditoría de las emisiones de una antena de telefonía móvil, encontramos frecuentemente que nuestro cliente está más afectado por las radiaciones de microondas generadas dentro del edificio. Aparte de los hornos de microondas, estas emisiones son generadas por los teléfonos móviles, por redes tipo WLAN (WiFi, Wimax o similares), también emiten microondas potencialmente nocivas los mandos a distancia y los sistemas de seguridad (radar de presencia), aunque la fuente más frecuente son los teléfonos inalámbricos.
Sorprendentemente hemos encontrado personas "electrosensibles" que acusan molestias incluso con un mando a distancia, o unos cascos HiFi inalámbricos, debiendo sustituir estos artilugios por otros que funcionen por infrarrojos o cable, sin emisión radioeléctrica.
La primera medida será eliminar los emisores de microondas dentro de la casa, podemos empezar substituyendo el teléfono inalámbrico por uno fijo, cambiando la red Wifi interna por una red informática por cable tipo Ethernet, también podemos elegir sistemas de seguridad basados en infrarrojos. Y desde luego debemos limitar el uso de los teléfonos móviles a las llamadas urgentes, hacer estas de menos de 3 minutos, y nunca usar el teléfono móvil cerca de los niños.

Respecto a las inmisiones procedentes del exterior, cuando detectamos emisores de microondas cercanos (antenas, inalámbricos DECT, WiFi), realizamos el blindaje electromagnético de la casa. Usamos un escáner de microondas con antena direccional (logoperiódica) para identificar por donde entran las radiaciones en la vivienda. Estas ondas pueden penetrar por suelos, paredes y techos, pero frecuentemente el punto más vulnerable son las ventanas, pues los muros atenúan en algún grado las radiaciones.
Tras proteger con materiales apantallantes las ventanas y las paredes, e incluso techo y suelo si fuera necesario, se evita la entrada de radiaciones nocivas en la casa, pronto se normaliza el cuadro neurológico y mejora la salud de las personas.

© Carlos M. Requejo. 13 Mar.08.

Publicado en Discovery Salud. Marzo 2008.


4 comentarios:

  1. Yo he leído que estos teléfonos orchid también son aceptables, de hecho pensaba comprarme uno:

    Orquídea LR 8610 teléfono DECT inalámbrico

    Si me dices que tampoco son válidos me olvido.

    Gracias

    ResponderEliminar
  2. Perdona el retraso en responder, pero después de Biocultura y Construmat hay exceso de trabajo.
    No podemos recomendar ningún teléfono DECT, aún los llamados Eco-Dect emiten un exceso de microondas, muy peligrosas.
    Si es imprescindible por trabajo usar un accesorio manos libres.

    ResponderEliminar
  3. ¿Hay algo sobre los aparatos de videovigilancia que se ponen a los niños desde que nacen, precísamente cuando son más vulnerables a la contaminación electromagnética?
    Un saludo

    ResponderEliminar
  4. Son radiotransmisores que emiten radiofrecuencias de modo contínuo, escesivamente peligrosos para un bebé.

    ResponderEliminar