viernes, 1 de julio de 2011

Riesgo Transformador de Alta Tensión


Cóctel electroquímico
Contaminación multifactorial, tóxicos y radiaciones

Para cuidar la salud de toda la población, no solo de los hipersensibles, asmáticos y/o alérgicos, hay que ser expertos en el manejo de productos Irritantes, Nocivos, Tóxicos, Corrosivos… y potencialmente cancerígenos.
Esta suele ser la fórmula habitual para cocinar la atmósfera urbana, el coctel electroquímico que respiramos:
  • Una parte de Polución Ambiental (CFC, NOx, SO2, CO2, CO, etc.).
  • Media parte de Residuos de Incineración (Dioxinas, metales pesados, etc.).
  • Una cuarta parte de Agroquímicos (fertilizantes y plaguicidas).
  • Una parte de Alta Tensión (mayor que 0,1 µT).
  • Dos partes de Microondas (mayor que 0,1 mW/m2).
  • Una pizca de gas Radón (Rn222).
Se agita fuertemente con ruido y vibraciones (infra-ultrasónicas), se puede sazonar con hongos (mohos, levaduras y sus esporas), y el cóctel electroquímico está listo. Con variaciones locales de la receta la respiramos cada día, los 365 días del año, en Barcelona y en menor grado en todas las ciudades.
 

Solemos ser conscientes de la polución atmosférica clásica porque se huele y con altas presiones es visible la niebla contaminante que cubre la ciudad. Esta procede sobre todo del tráfico, las calefacciones y las industrias cercanas.  En nuestras auditorías ambientales encontramos presencia significativa de Monóxido de Carbono (mayor que 15 ppm CO), un indicador de combustión incompleta, con otros muchos residuos como hidrocarburos.
Pero no pensamos que la incineración sea un problema, la “valorización de residuos”se presenta como ecológica, y sin embargo todos los habitantes de Barcelona tienen dioxinas y metales pesados en sangre, un regalo de la central térmica y la incineradora del Besós.
Los agroquímicos nos parecen limitados a las zonas rurales, pero en las ciudades el servicio de parques y jardines emplea fertilizantes y plaguicidas químicos y hace fumigaciones regulares, sin preaviso al ciudadano.
El cóctel electroquímico se hace más fuerte si vivimos en un edificio enfermo, aquí respiramos formaldehído procedente del aglomerado o las pinturas, y otras 100 substancias tóxicas en el polvo de nuestra casa.
El riesgo sanitario aumenta por la contaminación electromagnética, por la cercanía de una línea eléctrica, de Alta o Baja Tensión, o más frecuentemente por fuentes internas, como iluminación, informática y electrodomésticos.
Desde hace una década la alarma social apunta a las antenas de telefonía móvil, que nos “fumigan” con microondas día y noche. Pero solemos olvidar que el teléfono inalámbrico Dect, el modem Wifi, el tablet o nuestro móvil emiten dosis cientos de veces más altas.
Pensamos que la radiactividad es algo lejano, como Chernobil o Fukishima, pero las fugas de radiación nuclear en Vandellós y Ascó son habituales, y alcanzan a media Cataluña. Tenemos emisiones radiactivas dentro de casa debidas a materiales constructivos muy usuales, como granito, gres, pizarras, morteros y hormigones… y la amenaza del gas Radón procedente del subsuelo es omnipresente, dado que en España no hay normativa preventiva.
Debemos saber que el ruido ambiental es directamente cancerígeno, aún menor que 65 dB, y que las vibraciones de baja frecuencia están siempre presentes, debido al tráfico, FFCC y metro, sobre todo en edificios con arquitectura ligera.
Si nuestra casa está en una riera, o en zona húmeda, además de resfriados y reumatismo, tenemos todos los números para tener una invasión de hongos, que algunos médicos  consideran el primer riesgo para la salud.
Este cóctel tóxico y multifactorial agrede a nuestras defensas, con sinergias que agravan el cuadro, pues a nivel celular todo es electroquímico. O sea que debemos celebrar que nuestro sistema inmunitario nos mantenga vivos todavía pues estamos tomando este peligroso cóctel a diario, y en las grandes ciudades en dosis muy altas.
Desde el punto de vista de la salud pública debemos implantar una cultura preventiva, una normativa restrictiva que priorice la calidad del aire respirable, para evitar los efectos tóxicos de este cóctel electroquímico.
© Carlos Martínez Requejo. Domobiotik. Mayo 2013.


4 comentarios:

  1. Buenas tardes,
    Hace unos meses que me traslade de vivienda y me di cuenta que justo debajo de nuestro dormitorio principal existe un transformador que hace un ruido bastante molesto por las noches. Este ruido no me preocupa demasiado. Lo verdaderamente importante es que tenemos una niña de 5 meses y no se cómo le puede afectar este transformador. Me he puesto en contacto con la compañía eléctrica (Endesa) para que tomen medidas al respecto pero no me han dado repuesta alguna. Podría orientarme sobre los pasos que debo seguir para quiten este transformador de debajo de nuestra vivienda. Muchisimas gracias.

    ResponderEliminar
  2. Disculpe el retraso en responder, pero nos fuimos de vacaciones, y ahora hemos tenido un traslado de domicilio.
    El caso que nos comenta puede tener gravedad, pero antes debemos hacer mediciones para saber la intensidad del campo magnético.

    Si nos deja un email o teléfono le llamamos.

    Carlos M. Requejo

    Arquitecto Interiorista
    Domoterapeuta
    Director de DOMOBIOTIK
    --
    carlos@domobiotik.com
    http://www.domobiotik.com
    http://domobiotik.blogspot.com
    Tel. + 34 93 763 12 19 NUEVO TELÉFONO
    Móvil 63 902 42 26

    ResponderEliminar
  3. Hola!
    Ando perdida porque no sé por donde empezar. Mis padres han vivido 30 años con la habitación de matrimonio sobre un transformador eléctrico de toda la manzana, dando energía a 360 viviendas. Mi madre ha desarrollado una sensibilidad extrema a las ondas electromagnéticas, llevaba años con insomnio, ansiedad, cefaleas, depresión sin motivo aparente alguno, nunca sospecharon de que pudiese ser de eso, hasta que hace unos pocos años mi madre empezó a tener intolerancia a algunos químicos, se ahogaba, ahora eso lo lleva un poquito mejor pero lo que tiene super desarrollado es la sensibilidad electromagnética, hace tiempo que le sucede pero no lo decía según ella por que no la tomasen de neurótica, empezó por quitar el teléfono inalámbrico, alejarse de televisiones con TDT, móviles, los wifis, pero a llegado a un punto que les han tenido que dejar una casa (económicamente no se pueden permitir un alquiler) porque todos los vecinos tenían wifi y el transformador por la noche le perjudicaba cada vez más. Yo vivo en un chalet, se vino a principio de verano, pero tengo una antena de telefonía en la urbanización a 300 metros de casa y ya no puede estar tampoco aquí.
    No sabemos que hacer, el médico le diagnosticó fibromiálgia y fatiga crónica, la han tratado miles de especialistas porque está muy débil, tiene problemas de huesos y a perdido mucha musculatura, y al final la han remitido a salud mental como si fuese problema de la cabeza, se siente ignorada, no sabemos a quien ni a que recurrir.
    He leído mucha información por internet y a pesar de ello estoy muy perdida, porque no encuentro médicos que la puedan tratar, ni tenemos medios para poder darle un hogar digno a mis padres, no sé que necesitaría para poder denunciar a Iberdrola, si me ignorarán, si (como he leído por algún lado) debe estar diagnosticado un cáncer, algo “realmente grave”, o incluso una muerte para ellos pongan medios de seguridad.
    Agradecería enormemente que me ayudasen, o me asesoraran de algún modo. Muchísimas gracias.

    ResponderEliminar
  4. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar