jueves, 13 de diciembre de 2018

Derechos Vitales


LOS DERECHOS VITALES
Recuperando el Poder de la Gente

La propuesta de los “Derechos Vitales” surge como una respuesta visceral al llamamiento de los indignados del 15-M, que responde la alerta de los maestros Ernesto Sábato, con su llamada a la Resistencia, y Stéphane Hessel que nos grita ¡Indignáos! Tristemente Sábato que se nos murió sin darnos la clave, y Hessel no nos define la causa de la injusticia.

Es evidente que la clave es eliminar el Patriarcado, origen de todos los males, que rige en el planeta desde el ocaso de la Diosa, hace casi 3.000 años. Capitalismo, imperialismo, totalitarismo, fascismo, nazismo, racismo, clasismo, machismo… son todos hijos de un concepto del mundo que empieza por sojuzgar al débil, dando el poder a las élites, y termina por destruir la Naturaleza, olvidando que la Tierra es nuestra Madre.
Si queremos evitar un final apocalíptico para el planeta, es hora ya de proponer una “visión ecológica” del mundo, que debe ser necesariamente una “visión femenina” del mundo. Un modelo de sociedad en armonía con la Naturaleza, donde la cooperación sea antes que la competencia, donde la creatividad elimine la rutina mental, donde la sintropía creadora de vida venza a la entropía… donde el amor supere al temor.

En la redacción de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, Hessel y sus amigos ignoran a la Naturaleza, y se olvidaron de incluir el derecho fundamental a los Cuatro Elementos platónicos. Con lenguaje de hoy hablaríamos de “tierra sana”, “agua potable”, “aire puro”, “energía libre”, y aún nos olvidamos del Quinto Elemento.
Llamado Éter, y simbolizado con el dodecaedro, es el Akasha, el espíritu. El Alma del Mundo, que surge del Caos, es la fuerza vital, o Quintaesencia. Espacio, cosmos, universo, multiverso, infinito. Hoy la nombraríamos como materia oscura, energía oscura, el Vacío…

Declaramos los Derechos Vitales, los Cinco Elementos Tierra, Agua, Aire, Fuego y Éter, como derechos básicos, preexistencia y fundamento de cualquiera de los derechos humanos, porque sin los Cinco Elementos no se puede hablar siquiera de Humanidad.
Proponemos recuperar los Derechos Vitales a los que hemos renunciado siglo tras siglo, decimos que “los mercados” nos los han robado, y ni siquiera reclamamos en las plazas del 15-M, porque no somos conscientes de que nos faltan.
Exigimos “tierra sana”, “agua potable”, “aire puro”, “energía libre” y “pensamiento creativo”, libertad en todas sus dimensiones, para ser la Humanidad que podemos ser, en armonía con la Madre Tierra, fluyendo con Gaia.

Quizás hay que volver a releer a Engels, para recordar el origen la familia (fratria, gens), la propiedad privada y el Estado. Propongo recuperar el “poder de la gente”, el poder económico, el poder militar, el poder político, el poder espiritual… que hemos delegado en manos de profesionales que solo se representan a si mismos.

El momento de recuperar el poder, es ahora !!!

© Carlos Martínez Requejo / 2011
Indignado desde Mayo del 68


--
 

Derechos Vitales