martes, 12 de julio de 2022

CARTA ABIERTA
POR LA SALUD AMBIENTAL

 

A quien pueda interesar:

Nos felicitamos del proceso de escucha que nos propone SUMAR:

 

Esperamos que el proceso de escucha atienda al colectivo de personas con "sensibilidad ambiental múltiple" (química, eléctrica, magnética…).

Un medio ambiente tóxico nos hace la vida imposible, somos ya más del 15% de la población, de los cuales un 5% con grado incapacitante.

El Gobierno es cautivo, estamos vendidos a las multinacionales químicas, eléctricas, telefónicas… farmacéuticas.

Millones de personas sufrimos unas normativas tolerantes, definidas por la industria, las normas vigentes en España aceptan niveles de contaminación que son prohibidos en gran parte de países europeos.

 

Podemos implantar leyes europeas, con criterios medioambientales más restrictivos, que velen por la Salud Ambiental y cuiden el medio ambiente, al menos como Suiza, Austria, Alemania, Suecia… o Rusia.

 

Podemos SUMAR, porque somos una enorme minoría:

7 millones con afectación seria o muy seria (15% población).

2,5 millones con grado incapacitante (5% población).

El 90% sin diagnóstico médico, sin tratamiento y sin pensión.

 

Somos votantes, ciudadanos, o simplemente personas.

 

Somos los “canarios de la mina”, las personas con Sensibilidad Ambiental Múltiple estamos avisando de un medio ambiente tóxico que afecta a la salud del país, pues toda la población está afectada por tóxicos y radiaciones en mayor o menor grado.

 

Podemos vivir en una casa sana, que se revela como el primer factor de salud, evitando los tóxicos en construcción, previniendo las radiaciones, y construyendo en una Zona Blanca, espacio natural libre de tóxicos y radiaciones.

 

Podemos cuidar el entorno laboral, la calidad del aire interior y otras patologías del Edificio Enfermo, mejorando confort, salud y rendimiento laboral.

 

Podemos evitar la contaminación radiactiva, como el gas Radón (Rn222), elemento radiactivo que es la primera causa natural de cáncer de pulmón (OMS).

El gas Radón (Rn222) penetra en un 90% de los edificios, según el Consejo de Seguridad Nuclear (CSN), y hasta el 40 % de los edificios construidos en España superan los niveles admisibles de gas Radón (Directiva EURATOM 59/2013).

 

Mientras, el gasto farmacéutico se incrementa de manera continua (Ministerio Sanidad), como el consumo de Benzodiacepinas (ansiolítico), pues tenemos el récord mundial en consumo de medicamentos para la ansiedad y el insomnio (AEMPS).

El estrés electromagnético (electroestrés) puede ser una de las causas de la ansiedad y el insomnio, debido a las tasas de contaminación electromagnética miles de veces superiores a los límites biológicos recomendados.

Podemos aplicar un enfoque femenino de la sociedad, evitar la brecha de género, armonizar el modo de vida y evitar el Déficit de Naturaleza, pues la falta de contacto con el medio natural está en el origen de todas las patologías sanitarias y sociales.

 

Declaramos los Derechos Vitales, los Cinco Elementos Tierra, Agua, Aire, Fuego y Éter, como derechos básicos, preexistencia y fundamento de cualquiera de los derechos humanos, porque sin los Cinco Elementos no se puede hablar siquiera de Humanidad.

Exigimos el derecho a “tierra sana”, “agua potable”, “aire puro”, “energía libre” y “pensamiento creativo”, libertad en todas sus dimensiones, para ser la Humanidad que podemos ser en armonía con la Madre Tierra, fluyendo con Gaia.

 

Podemos aplicar el criterio general de Salud Ambiental que se propone en el Manifiesto de Barcelona, elaborado por el grupo de expertos de Domosalud* que coordino. 


Principales factores ambientales nocivos:

- Contaminación eléctrica y magnética en general.

- Contaminación físico/química.

- Contaminación acústica y vibratoria.

- Contaminación lumínica.

- Contaminación biológica.

- Patologías del edificio enfermo.

Debemos añadir la contaminación radiactiva (Radón), y no debemos olvidar los aspectos perceptuales del edificio (cultura, estética), ni los factores psico-sociales.


Por lo tanto, para lograr Salud Ambiental, debemos prevenir la polución ambiental (química, sónica, electromagnética, lumínica, radiactiva, biológica, etc.), en aplicación del “principio de precaución”, según recomienda la UNESCO.

 

Podemos plantear el Decrecimiento Sostenible, con menos energía, menos consumo, menos derroche, menos residuos, menos polución… porque ya hemos superado los “límites del crecimiento” (Club de Roma 1972).

 

Podemos implementar políticas que velen por la Salud Ambiental, cuidando el medio ambiente, y recuperando los Derechos Vitales.

 

Sant Pol de Mar, 7 de Julio de 2022

 

 

Carlos Martínez Requejo

Domoterapeuta

Master en Bioconstrucción

Director de Domobiotik

Fundador y vicepresidente de Domosalud

 

 

*) Domosalud, Asociación Ciudadana por la Salud Ambiental.


 

REFERENCIAS

 

Manifiesto de Barcelona 2008

DOMOSALUD, Asociación Ciudadana por la Salud Ambiental

http://domosalud.blogspot.com/2008/06/manifiesto-de-barcelona.html

 

La construcción, cáncer del planeta

Casa sana, ciudad sana, planeta sano

https://domobiotik.blogspot.com/2022_01_16_archive.html

 

Contaminación radiactiva

Materiales radiactivos en construcción

http://domobiotik.blogspot.com/2021_09_05_archive.html

 

Control de Tóxicos Químicos

La OMS pone en marcha una red que evaluará los compuestos químicos que afectan a la salud

https://domobiotik.blogspot.com/2013/09/control-de-toxicos-quimicos.html

 

Déficit de Naturaleza

La falta de contacto con el medio natural está en el origen de todas las patologías sanitarias y sociales

https://domobiotik.blogspot.com/2020_12_27_archive.html

 

Casa sin tóxicos / Los Ángeles de la Bioconstrucción 

Arquitectura para la salud - Criterios biológicos para una casa sana

https://domobiotik.blogspot.com/2020_05_24_archive.html

 

Tóxicos en construcción / Los demonios de la construcción

El enemigo está dentro de casa / Los cuatro jinetes del apocalipsis

https://domobiotik.blogspot.com/2019/08/toxicos-en-construccion.html

 

Los Derechos Vitales

Recuperando el Poder de la Gente

https://domobiotik.blogspot.com/2018/12/derechos-vitales_13.html

 

Factores ambientales nocivos en el entorno escolar

Criterios de salud escolar

https://domobiotik.blogspot.com/2015/02/font-definitions-font-face-font.html

 

Iluminación, fotobiología y rendimiento laboral

La luz ejerce una poderosa influencia en la seguridad y el rendimiento laboral

https://domobiotik.blogspot.com/2016/10/iluminacion-fotobiologia-y-rendimiento_26.html

 

Hábitat Ecológico

Bioconstrucción, arquitectura y salud

https://domobiotik.blogspot.com/2010_03_07_archive.html

 

 

More info: <info@domobiotik.es>

 

 

 

 

 

TO:

@Yolanda Díaz. Vicepresidenta. Ministra de Trabajo.

@Ione Belarra. Secretaria General Podemos.

@Ada Colau. Alcaldesa de Barcelona.

@Pablo Iglesias. Exvicepresidente.

 

viernes, 17 de junio de 2022

Que es Bioconstrucción

 

Bioconstrucción versus Bioclimática

 

En general la llamada arquitectura bio-climática es un gran timo, más o menos como el yogur BIO de Danone, que de "bio" no tiene nada. Como mucho es "climática" a secas, o sea un pequeño o gran ahorro energético, algo de eficiencia térmica, con un toque final de energías alternativas generalmente solar térmica, muchas veces solo por motivos de marketing y diseño.

 

Con demasiada frecuencia la arquitectura bioclimática es meramente una visión cuantitativa que enfatiza la eficiencia energética, ya que ignora las exigencias biológicas de los moradores en cuanto a confort y salud.

 

El tema es complejo y hay muchos recursos constructivos a considerar desde la arquitectura vernácula tradicional hasta la moderna arquitectura bioclimática, con el edificio de “energía cero”.

 

- Orientación y diseño solar.

- Doble puerta y ventana.

- Persianas, contraventanas.

- Parasoles, umbráculos, porches.

- Lucernarios, claraboyas.

- Reflectores, vidrio espejo, uso del color.

- Aislamiento muros y cubierta (mín. 15 cm).

- Solera y cubierta ventiladas.

- Efecto chimenea, tiro natural.

- Ventilación cruzada.

- Ventilación sobre lámina de agua.

- Glorias, muro radiante, etc.

- Muro Trombe, galerías, invernaderos, etc.

- Intercambiadores de calor (aljibe, piscina)

- Energía geotérmica, pozo provenzal, etc.

- Biomasa, biodigestores, etc.

- Sótano acumulador de calor (inercia térmica).

- Casa semienterrada, casa cueva.

- Arbolado hoja caduca, jardinería.

- Masas de agua, cascadas, estanques.

(…)

 

Una climatización puede usar el sol, el viento, el subsuelo, la biomasa, u otro recurso energético, como fuente de frío y calor, y puede plantearse ser energéticamente autosuficiente, o sea gasto de energía CERO.

 

Pero para ser biológica deberá considerar todos los factores del ambiente interior que definen el confort y salud de las personas dentro del edificio:

- Ambiente bioeléctrico.

- Tensión eléctrica del aire (V/m).

- Carga iónica (cationes-aniones).

- Velocidad de flujo de aire inferior a 0,5 m/seg.

- Gradiente térmico.

- Humedad del aire (50-65%).

- Renovación aire fresco (O2, CO2, CO, etc.).

- Volátiles en aire (VOCs).

(…)

 

Por supuesto la casa debe ser realizada con materiales biocompatibles, naturales o artificiales, evitando el uso de materiales de síntesis o derivados del petróleo, como PVC, poliestireno, poliuretano, fibra de vidrio, lana de roca, etc.

 

En bioconstrucción exigimos que los materiales sean transpirables, evitando la barrera de vapor, para que la casa respire, que no emitan sustancias tóxicas (VOC), y que no sean dieléctricos (aislantes eléctricos) para permitir la descarga a tierra.

Esto descarta a todos los plásticos, asfaltos y hormigones de uso habitual en la construcción estándar.

 

No debemos olvidar otros parámetros de calidad ambiental:

- Contaminación biológica (hongos, bacterias, virus).

- Contaminación química (tóxicos químicos).

- Contaminación electromagnética (interna y externa).

  • Campos eléctricos y magnéticos
  • Radiofrecuencias, microondas.
  • Interferencias red, dirty electricity.

- Contaminación radiactiva (geología, materiales, radón, etc.).

(…)

 

Además, la casa deberá ser eficiente, ecológica y sostenible.

 

La Bioconstrucción siempre es bioclimática, la visión cuantitativa, y además aporta una visión cualitativa, primando la protección de la salud de sus moradores, o sea que sea realmente biocompatible.

 

Siguiendo el Institut fur Bäubiologie (IBN) la Bioconstrucción (Bäubiologie o biología de la casa), deberá ser una arquitectura holística, o sea con visión global, considerando TODOS los factores concurrentes, físicos, químicos y energéticos que afectan al entorno natural, a la ciudad, al propio edificio y a las personas.

 

La casa bioconstruída será UNA CASA SANA, ecológica, sostenible y además bioclimática.

 

© Carlos M. Requejo 2019

CASA SANA

CIUDAD SANA

PLANETA SANO

 

Revisión de un post de 2005 en eLista <bioconstruccion@eListas.net>

--

miércoles, 30 de marzo de 2022

PREVENCIÓN ANTE LA TECNOLOGÍA 5G

 

Charla-taller

5G, QUE ES, Y COMO PROTEGERSE

Respondiendo a la gran alarma social
que causa el despliegue de las redes 5G.


Duración: 2-4 horas / según auditorio y formato

Imparte: Carlos Requejo - Domobiotik / Domosalud




Dossier 5G versión 1.0


Sumario 

QUE ES EL 5G
TRES REDES 5G
RIESGO PARA LA SALUD
ENTIDADES DE REFERENCIA
POTENCIALES EFECTOS SANITARIOS
INSPECCIÓN TÉCNICA
MEDIDAS PREVENTIVAS
PROTECCIÓN ELECTROMAGNÉTICA
OTROS RIESGOS NO SANITARIOS


Borrador 1.0. Versión extensa en preparación.

Apuntes para una investigación con el Grupo de Expertos de Domosalud.

Más información: info@domobiotik.es

--

¿ QUE ES EL 5G ?

La denominación de 5G se refiere a la quinta generación de redes de telefonía móvil. La tecnología 5G se presenta como el futuro de las telecomunicaciones, será clave en la Internet de las Cosas y el desarrollo de las llamadas ciudades inteligentes (smart cities). 

La primera red 1G analógica años 80,2G es digital. SMS (GSM), 3G incorpora Internet (UMTS), la red 4G (LTE), crea la banda ancha (streaming).

IoT, la Internet de las cosas. Se refiere a las conexiones inalámbricas entre todo tipo de aparatos industriales y domésticos –teléfonos, computadoras, pantallas, cámaras que nos ven; máquinas de café, estufas, refrigeradores, camas y otros muebles inteligentes; autos y dispositivos de salud.

Algunas de las aplicaciones del 5G más allá de la telefonía móvil:

- Internet de las Cosas (IoT) para la conexión de millones de dispositivos.
- Car2Car conexión aplicada a vehículos autónomos y convencionales.
- Realidad virtual en streaming sin necesidad de computación local.
- Videoconferencias a través de hologramas…
- Edificios inteligentes con sensores para control de todo tipo de variables.
- Agricultura inteligente con sensores conectados en línea.
- Automatización industrial, más flexibles, autónomas y eficientes.
- Realidad aumentada, videojuegos hiperrealistas, metaverso…
- Geolocalización de precisión inferior a un metro, en tres dimensiones.
- Internet táctil, con control remoto de dispositivos como drones o robots.
- Medicina a distancia, cirugía remota asistida, con robots quirúrgicos…

TRES REDES 5G / Tres bandas de frecuencia

Banda de frecuencia de 694 a 790 MHz, recientemente subastada, en implantación.
Banda de frecuencia de 3.500 MHz, ya en uso usando las antenas 4G.
Banda de frecuencia de 26 a 30 GHz, a implantar en 2022, nunca usada antes.

Cuanto más baja es la frecuencia mayor es su capacidad de penetración, las ondas de 700 MHz atraviesan fácilmente las paredes, hasta un sótano –2, y aseguran la comunicación eficaz dentro de los edificios, permitiendo la Internet de las Cosas.
    Al contrario, las ondas milimétricas se atenúan rápidamente, por lo que tienen poco alcance, y requieren instalar muchas antenas muy cerca del usuario.

Implantación del 5G
En 2019 Vodafone lanzó el servicio 5G a 3,5 GHz en 15 ciudades españolas, en 2020 Telefónica daba cobertura a más de 1.200 poblaciones españolas (el 76% del país), otros operadores ofrecen ya cobertura en el 50% del territorio.
La banda 700 MHz, se ha subastado en septiembre de 2021, y está en plena implantación, empezando por el centro de las grandes ciudades.    
La banda milimétrica de 26 GHz se ha subastado a finales de diciembre, y se irá implantado a lo largo del año 2022, empezando por los entornos urbanos o industriales con mayor demanda de usuarios.

Ventajas frente al 4G
Mayor alcance, más velocidad, menos consumo, baja latencia, más usuarios conectados…

--

RIESGO PARA LA SALUD
Hemos concluido que la tecnología 5G ofrece muchos usos muy atractivos, hasta ahora impensables… como los coches sin conductor, y esto significa de modo inevitable un gran incremento de los usuarios y un aumento del tráfico de datos, con muchas más horas de conexión wireless, preocupa especialmente la dependencia de los niños… enganchados a las pantallas.

Por lo tanto se produce un aumento exponencial de las radiaciones de
microondas y del potencial impacto nocivo sobre la salud.


En la ciudad de Barcelona, donde el 5G funciona hace años de modo experimental, la Agencia de Salud Pública de Barcelona sigue minimizando el riesgo del electromagnetismo, sus expertos afirman que "esta tecnología no es mucho peor que la que teníamos hasta ahora". Evidentemente esto es desconocer totalmente el asunto.

El primer problema es que el 5G se suma a todo los sistemas que ya hay, las redes 2G-3G-4G serán operativas por muchos años todavía, porque hay millones de dispositivos que aún trabajan con esos sistemas.

Por lo tanto la implantación del 5G hará crecer de modo exponencial el uso de sistemas inalámbricos, con incremento de la exposición a las altas frecuencias.

Para lograr la plena cobertura habrá un enorme incremento en el número de antenas emisoras, en áreas urbanas densas se prevé que puede haber hasta un millón de nodos por km2. Muchas de ellas serán microantenas, casi invisibles, que pueden estar a menos de 20 metros de nuestra ventana.

El grupo de expertos de Domosalud (médicos, biólogos, físicos, ingenieros, arquitectos…), pide a las autoridades correspondientes que se haga un estudio de impacto de la tecnología 5G, antes de la implantación masiva.

Se trata de una tecnología no probada y nunca usada de modo masivo, que se está implementando sin la adecuada supervisión del Gobierno, sin transparencia, sin participación pública, sin regulaciones y sin estudios a largo plazo sobre los impactos medioambientales y para la salud.

Exigimos que se cumpla el principio de precaución (UNESCO) cuando se trata de efectos desconocidos de salud, especialmente, para las personas electrosensibles.

VER. Manifiesto de Barcelona de Domosalud.
http://domosalud.blogspot.com/2008/06/manifiesto-de-barcelona.html

--

POTENCIALES EFECTOS SANITARIOS

Los campos electromagnéticos (CEM), y en particular las radiofrecuencias son perjudiciales para los seres humanos y para el medio ambiente. Numerosas publicaciones científicas han demostrado que los CEM afectan a los organismos vivos a niveles muy inferiores a las directrices internacionales (OMS/ICNIRP).

Los efectos incluyen aumento del riesgo de cáncer, estrés celular, aumento de los radicales libres dañinos, daños genéticos, cambios estructurales y funcionales del sistema reproductivo, déficit de aprendizaje y memoria, trastornos neurológicos e impactos negativos en el bienestar general de los seres humanos.

La Guía EUROPAEM sobre CEM de 2016 establece que “existe una fuerte evidencia de que la exposición a largo plazo a ciertos CEM es un factor de riesgo para enfermedades como ciertos tipos de cáncer, enfermedad de Alzheimer e infertilidad masculina… Los síntomas comunes de EHS (hipersensibilidad electromagnética) incluyen cefaleas, dificultades de concentración, problemas del sueño, depresión, falta de energía, fatiga y síntomas similares a la gripe”.

Algunos efectos clínicos
Produce radicales libres: Estrés oxidativo, daño celular, inflamación crónica.
Altera la membrana celular: Los canales iónicos y la membrana lipídica.
Genotoxicidad y daño epigenético: Altera el ADN, síntesis proteica e hidratos de carbono.
Respiración celular: reduce el consumo de oxígeno mitocondrial y la síntesis de ATP.

Otros daños
Dependencia, aislamiento social, sedentarismo, malas posturas, problemas musculares, problemas cervicales y de columna… que condicionan nuestras relaciones personales y hábitos saludables… electrosensibilidad.

Desde 1999 (Resolución de Salzburgo), ha quedado en evidencia que las recomendaciones de los organismos de referencia (OMS – ICNIRP – IEEE – FDA) están obsoletas.

10.000 mW/m2         Propuesta ICNIRP/OMS; Rec. Consejo UE; Std. BRD Spain (>2000 MHz)
100 mW/m2              Std. Suiza (6V/m >1800 MHz); Std. Italia; Prop. Toronto y Escocia
1 mW/m2                  R. Salzburgo 2000; Objetivo calidad Italia1; Bioinitiative 2007 exterior
0,01 mW/m2             Salzburgo 2002. Res. BRD 1999 vivienda
0,0001 mW/m2         Standard SBM-2008 dormitorio

Vemos que la diferencia es de 100 MILLONES DE VECES.

Entidades de referencia
Consejo de Europa (EC, resolución 1815).
Comité Científico Asesor de Radiofrecuencias y Salud (CCARS-COIT) .
Llamamiento internacional a la ONU. (www.5gspaceappeal.org).
Alerte mondiale Arthur Firstenberg…



INSPECCIÓN TÉCNICA

Para evaluar las afectación por ondas podemos adquirir un aparato medidor, para identificar, cuantificar y controlar cada uno de los parámetros físicos de la posible contaminación electromagnética:

- Campos eléctricos BF (V/m).
- Campos magnéticos BF (µT).
- Ondas radioeléctricas HF (µW/m2).
- Radiactividad ambiental (mRem/año).

La alternativa es encargar una inspección técnica por parte de un experto para identificar las ondas que nos afectan, determinando la potencia, la frecuencia, y el azimut de las radiaciones incidentes.

La inspección técnica, según la Bäubiologie, contempla los factores ambientales nocivos para la salud, sean químicos, eléctrico, magnéticos, lumínicos o acústicos, valorando la “biohabitabilidad” de la casa siguiendo los criterios biológicos de la Bioconstrucción.

REF. Norma Técnica de Medición en Bäubiologie SBM-2015.

Una vez valorados los riesgos ambientales e identificadas las inmisiones de radiaciones podremos blindar la casa frente al 5G, especialmente para sujetos electrosensibles, y no es muy diferente de protegerse del 3G y 4G, u otras inmisiones radioeléctricas.

“El problema es que no tenemos que protegerte solamente de las docenas de nodos de emisión 5G que colocarán en tu calle, una en cada farola a menos de 15 metros de tu casa, con el 5G empieza la Internet de las Cosas (IoT), y ahora tendremos que protegerte de las emisiones constantes de los miles de dispositivos de tus vecinos que se conectarán al 5G, te entrarán radiaciones por todos lados, será más complicado protegerte… una locura” (Carta a un cliente).

La casa debemos protegerla ya, porque en Madrid o Barcelona el despliegue 5G ya es plenamente operativo, como está siendo en todas las grandes ciudades (Valencia, Sevilla, Málaga, Zaragoza, Bilbao, Vitoria, San Sebastián, La Coruña, Vigo, Gijón, Pamplona, Logroño y Santander…).

Con el 5G el volumen de datos transmitidos crecerá exponencialmente cada año, a medida que millones de clientes se conecten, y con ello aumentarán las radiaciones.

Dado que en general no podemos vivir en una Zona Blanca, un espacio natural libre de contaminación, podemos crear un Área Blanca, un espacio urbano sin tóxicos ni radiaciones.

Esto puede requerir blindaje físico de radiaciones, aislamiento acústico, filtrado y purificación de aire, u otros equipamientos, para garantizar la calidad ambiental interior.


Ver = Normativa Zona Blanca Domosalud.

http://domosalud.blogspot.com/2013/09/zona-blanca-propuesta-de-normativa.html

--

MEDIDAS PREVENTIVAS

Elegir la ubicación de la casa
No vivir (o trabajar) cerca de una antena de telefonía móvil.
Evitar la presencia de pequeñas antenas (picoantenas) cerca de la vivienda.

Evitar contaminación electromagnética externa
Apantallar las ventanas, y si es necesario también las paredes orientadas a las antenas.
Es aconsejable usar vestuario y/o ropa de cama protectora.

Evitar contaminación electromagnética interna
Evitar los teléfonos inalámbricos con tecnología DECT.
Reducir (o eliminar) el uso del teléfono móvil.
Evitar el WiFi.
Usar acceso a Internet por cable (cable Ethernet).
Eliminar los campos electromagnéticos de la red eléctrica BF (tierra, bioswich).
Eliminar las interferencias de los contadores inteligentes (PLC filter, dirty power).
Distancia seguridad CEM aparatos electrodomésticos (>50 cm).

Evitar cóctel electroquímico
Evitar materiales de construcción y/o decoración nocivos (tóxicos químicos).
Evitar emisiones de productos químicos tóxicos (limpieza, ambientadores, etc.).

Evitar radiactividad / radón
Evitar vivir (o construir) en entornos geológicos radiactivos (Mapa MARNA).
Es aconsejable medidas de protección del Radón (ventilación, pantallas radón, etc.).

Protección Electromagnética
La preocupación es reducir las dosis de radiación de alta frecuencia (HF) que proceden del exterior, a causa de antenas de telefonía móvil, emisiones 5G, sistemas Wi-Fi externos, antenas Wimax y satélites de telecomunicaciones, como la red Starlink.

Gran parte de la radiación de los emisores externos entra por las ventanas y por eso es muy importante apantallar estos puntos sensibles. Para blindar las ventanas contra la radiación, se puede colocar vidrios, films, visillos o persianas, igualmente para blindar techos o paredes disponemos de pinturas, mallas láminas y chapas que apantallan la radiación.

Antes de realizar un apantallado del perímetro de la casa, debemos desactivar las fuentes domésticas de radiofrecuencias (microondas), teléfonos móviles, teléfonos inalámbricos Dect, tabletas, PC, consolas de videojuegos, SmartTV, routers WiFi, y otros equipos internos que emiten microondas muy cerca del usuario.

Disponemos de diversos tipos de materiales de apantallado que pueden lograr una atenuación de más de 50 dB, eliminando más del 99,999% de la radiación:
Textiles. Folios. Vidrios. Pinturas de blindaje. Mallas. Láminas/chapas. Toma de tierra.

NOTA. Esto es más importantes para los sujetos sensibles (bebés, enfermos, ancianos).
Se aconseja estudio técnico y confiar la instalación a un técnico cualificado.

--

OTROS RIESGOS NO SANITARIOS
Aviación. Las aerolíneas de Estados Unidos piden a las empresas de telecomunicaciones que aplacen el lanzamiento del 5G por riesgos para la aviación, la tecnología 5G podría interferir con los altímetros radioelectrónicos, que utilizan frecuencias cercanas al 5G (FAA).
Seguridad. La Unión Europea (UE) ha alertado de que con el despliegue operativo de las redes 5G, crecerán el ciberespionaje, el ciberterrorismo y los ciberdelitos.
Privacidad. Todos los datos de comunicaciones públicas o privadas acabarán utilizando las infrestructuras de las redes 5G, expuestos a ciberataques, y esto puede suponer una amenaza a los derechos y libertades de las personas físicas.
Televisión. La activación de nodos 5G en la banda de 700 MHz puede provocar interferencias en la recepción de TDT (interferencias 5G o LTE 2).
Medicina. También preocupan las posibles interferencias de las bandas 5G con los equipos médicos de alta tecnología, que usan frecuencias similares.



GLOSARIO

Unidades de frecuencia de una onda:
Megahercio (MHz). Un millón de ciclos por segundo (1.000.000 hercios).
Gigahercio (GHz). Mil millones de ciclos por segundo (1.000.000.000 hercios).
Terahercio (THz). Un billón de ciclos por segundo (1.000.000.000.000 hercios).



MORE INFO

Tel (+34) 93 763 1219

<info@domobiotik.es> 

--

martes, 18 de enero de 2022

 

La construcción, cáncer del planeta

Casa sana, ciudad sana, planeta sano

Los impactos de la urbanización a escala mundial nos muestran la ciudad como el auténtico cáncer del planeta. A partir de los núcleos urbanos una malla creciente de asfalto y hormigón cubre la Tierra, parece que un dios de la guerra nos está gritando: Asfaltad el mundo!

Más del 50% de la población mundial vive ya en ciudades, la mayoría de ellas poco habitables y menos sostenibles, y este crecimiento de la urbanización se incrementa. Solo en China se planea construir más de 400 ciudades nuevas en los próximos 20 años y unos 300 millones de chinos cambiarán su estilo de vida tradicional agrícola por el urbano cosmopolita.

Gracias al despertar ecológico somos conscientes de los impactos ambientales de la actividad humana, por ejemplo, la visión satélite nos muestra el impacto de la deforestación, muy visible en la cuenca amazónica. El medio natural retrocede devorado por la agricultura intensiva para alimentar la gran ciudad, y la mitad de la superficie de bosques y selvas del planeta ya ha desaparecido a causa de la civilización.

El espacio verde, originalmente ocupado por el bosque, deja su lugar a un territorio ocre, erosionado y yermo, donde la vida no tiene ya lugar. Esa penetración en el medio natural surge de la ciudad a través de la red de carreteras, abriendo acceso fácil al tráfico automóvil depredador.

En paralelo, una nube de polución atmosférica envuelve las áreas industriales y urbanas y se extiende a su alrededor, contaminando todo su entorno, alcanzando cientos de kilómetros. De modo menos visible los vertidos de aguas contaminadas procedentes de los núcleos urbanos, y su entorno industrial, contaminan los acuíferos subterráneos , luego los cauces fluviales, y finalmente el mar. Ruido, estrés, insomnio, o la merma de salud, son otros impactos nocivos del hecho urbano, difíciles de cuantificar y que raramente aparecen en las estadísticas.

Debemos tomar conciencia de que la imparable actividad de construcción (y deconstrucción) de edificios e infraestructuras, tiene una enorme ”huella ecológica”, considerando todo el ciclo de vida de los materiales, desde las materias primas, hasta su fabricación, transporte, uso y reciclado.

Podemos afirmar que el sector construcción es el primer cáncer del planeta, pues genera la mayor parte de toda la contaminación física, química y energética sobre el medio natural, considerando residuos, vertidos, efluentes y radiaciones. En conjunto la construcción genera más impacto ambiental que la agricultura, la industria y el tráfico sumados.

Según Worldwatch Institut de Washington, más del 60% de todos los impactos nocivos sobre la biosfera los genera el sector de la construcción, por su gran consumo de recursos, suelo, materiales, agua y energía. De ahí que no sea viable la ecología profunda sin rediseñar el hábitat urbano y el modo en que construimos ciudades.

Por ejemplo, la industria de la construcción es responsable de más de la tercera parte de las emisiones mundiales de dióxido de carbono (CO2) y genera cerca del 40% de los residuos generados por la humanidad. Y el gasto energético de las ciudades es insostenible, y crece cada año, solo la iluminación representa cerca del 20% del consumo mundial de electricidad.

Las industrias ligadas al sector construcción (amianto, PVC, aluminio, acero, petroquímica), son enormes consumidores agua, energía y materias primas. Las cementeras tienen el dudoso honor de ser líderes en impacto ambiental, con un gran consumo de energía pues los enormes hornos giratorios funcionan a una temperatura de 1400 ºC. Además generan desechos líquidos, emisiones de polvo (nanopartículas), y gases tóxicos que se detectan a muchos kilómetros, con notable impacto ambiental y sanitario, como bien saben los vecinos de la cementera Lafarge en Montcada.

La extracción de las materias primas, minas y canteras, es otra fuente de impacto en el paisaje que destruye el ecosistema y genera vertidos y emisiones tóxicas, recordemos el desastre de Boliden en Aznalcóllar.

Con estos datos vemos que no es posible una acción ecológica planetaria sin edificios ecológicos, según la bioconstrucción. Será preciso considerar el impacto global de la actividad constructiva sobre el entorno natural, para reducir la huella ecológica limitando el impacto sobre el territorio, construyendo ciudades compactas con un uso racional de la energía y del agua según criterios bioclimáticos, reduciendo los residuos sólidos, líquidos y gaseosos y exigiendo el uso de materiales de fabricación sostenible.

La Bioconstrucción (en alemán Bäubiologie, biología de la construcción), considera en primer lugar el impacto del fenómeno urbano sobre el ecosistema, con criterios de sostenibilidad, analizando la ocupación del territorio, el ciclo de vida de los materiales, la polución atmosférica, el consumo de agua y energía y los residuos tóxicos.

 

Una arquitectura tóxica

En la ciudad actual predomina una arquitectura tóxica, saturada de químicos y radiaciones, que genera molestias o dolencias típicas de los llamados “edificios enfermos”. A diferencia de los primitivos que vivían en contacto con la naturaleza, los urbanitas pasamos más del 80% de nuestro tiempo en recintos cerrados (casa, escuela, trabajo, centros comerciales, transporte). Que un edificio puede enfermar a sus habitantes suena extraño, pero la calidad ambiental interior influye en nuestra salud más que el entorno exterior. Un entorno tóxico genera patologías emergentes como la “hipersensibilidad ambiental múltiple” (fatiga crónica, fibromialgia, electrosensibilidad, sensibilidad química), que ya afecta a más de un 15% de la población, debida al cóctel electroquímico del hábitat urbano.

Frente a ese ambiente urbano nocivo la bioconstrucción propone el concepto de “área blanca”, un hábitat urbano de polución cero. Un verdadero “cobijo”, la esencia de la arquitectura, que nos protege del medio hostil.

Un área blanca es un espacio sin “domopatías”, esos factores ambientales nocivos (ruido, radiaciones, materiales tóxicos, microorganismos nocivos, etc.), considerando la “biohabitabilidad” de acuerdo a los criterios biológicos de la bioconstrucción. También es un edificio eficiente, pues la casa bioclimática se traduce en ahorro de energía, agua y residuos, minimizando los impactos sobre el planeta.

 

Una ciudad verde

Podemos pensar un urbanismo verde, y darnos cuenta que el manto verde de vegetación es precisamente la fuente del oxígeno, que permite toda la vida en el planeta. La Organización Mundial de la Salud fija como óptimo 15 m2 de espacios verdes por habitante. Los árboles aportan oxígeno naciente y limpian la atmósfera, además la ionizan y la llenan de energía vital, y permiten escuchar los pájaros y relajar el espíritu. Barcelona, Bilbao o Valencia, como muchas capitales españolas no llegan a los 10 m2/hab. Tokio o Buenos Aires tienen menos de 2 m2/hab, por el contrario Viena ofrece 20, New York 23, y Curitiba llega a los 52 m2/hab.

Los huertos urbanos nos proporcionan alimentos vivos, y nos regalan ocio, ejercicio y salud, sin necesidad de gimnasio, médico ni farmacia. Las cubiertas y fachadas verdes son otra opción que reduce la polución y ahorra energía. Una planificación ecológica debe crear continuidad desde el huerto al jardín, al parque y al bosque, creando pasillos ecológicos, que favorecen las migraciones, conservan la biodiversidad, y permiten al ciudadano integrarse en la naturaleza sin salir de la ciudad.

Al sentarnos a pensar “otra civilización” debemos replantear la construcción de ciudades. Pensar si queremos seguir encerrados, sin aire ni sol, dentro de edificios enfermos, o si queremos pasar varias horas cada día atrapados en el transporte, o quizás debemos replantear el diseño urbano y la movilidad de las personas. Los suministros de agua, electricidad, combustibles, materiales y alimentos traídos de cientos de kilómetros, representan otro enorme impacto sobre el territorio, con un coste energético insostenible. El establecimiento del estándar de la “casa pasiva” nos dice que ya es posible el edificio de energía cero y la inminencia del “peak-oil” sugiere plantear urgentemente la ciudad autosuficiente.

Aunque desde una visión romántica quizás nos gustaría, no invocamos la “vuelta a la arcadia”, y no proponemos como solución global la vida neorural de la ecoaldea, ni tampoco la ciudad jardín, con una edificación dispersa que invade el territorio. Nuestro objetivo deben ser diseñar ciudades compactas, ecológicas, autosuficientes, socialmente justas, ambientalmente saludables y amigables con la Madre Tierra, esa Naturaleza que las soporta y las envuelve.

El diseño de permacultura nos invita a ver la ciudad como un organismo, un ecosistema complejo, cuyo metabolismo armónico permite la vida de las personas. Somos parte de Gaia, un planeta vivo, y la bioconstrución, que toma conciencia de la relación simbiótica con toda la biosfera, nos permitirá tener una casa sana y una ciudad sana en un planeta sano.


© Carlos Martínez Requejo. Domobiotik 2015.

Publicado en la revista 15-15-15 Revista para una nueva civilización. Nº 0. 15 Ene.2015.