viernes, 17 de mayo de 2024

Biocultura Barcelona 2024

 

REVISANDO BIOCULTURA

 


Ante todo, quiero dar las gracias a todo los asistentes a mi conferencia en BIOCULTURA, Palau Sant Jordi, el domingo 12, en la Sala 4, a las 13:00 h.

Contaminación electromagnética / ONDAS INVISIBLES

Dentro de las Jornadas EcoHabitar, con el tema de la Casa Natural y Saludable.

 

Es una gran satisfacción ver el interés que ha despertado mi presentación, y la gran cantidad de preguntas de los asistentes, que me retuvieron mucho rato después de terminar la charla.

Como cada año Biocultura dedica la mayor parte del espacio a la alimentación, la agricultura y la belleza natural, y encuentro ausencias acerca de lo que debe ser una vida sana y sostenible.

 

En cuanto a alimentación, el tema dominante de la feria, se olvidan de que el primer alimento es el AIRE.

Necesitamos un mínimo de 10.000 litros de aire cada día, y debe ser limpio, fresco e ionizado.

La contaminación atmosférica, la calima, los materiales de construcción tóxicos, los productos de limpieza y cosmética… conllevan que encontremos más de 100 productos tóxicos y cancerígenos en el polvo de tu casa (Greenpeace).

Tenemos recursos naturales y tecnología para lograr la calidad del aire interior de tu casa.

 

En cuanto a agricultura, tema vital para tener alimentos sanos, se olvidan de la sequía pertinaz, y la falta de AGUA.

Estamos ante una emergencia por el cambio climático, a pesar de las lluvias recientes tenemos una seria carencia de agua, menos del 50%, las viñas del Penedés están en crisis hídrica…

Olvidamos técnicas ancestrales como la siembra y cosecha de agua, ordeñar nubes, o algo tan simple como construir aljibes.

Y tenemos tecnología, como los llamados “generadores atmosféricos de agua” (AWG), que permiten obtener hasta 10.000 litros de agua por día, incluso en el desierto más seco del mundo. 

 

En cuanto a ecología y medio ambiente, ignoran que el elemento más nocivo es la CONSTRUCCIÓN.

Los impactos de la urbanización a escala mundial nos muestran la ciudad como el auténtico cáncer del planeta. El sector de la construcción genera más del 60% de todos los impactos nocivos sobre el planeta, más que el tráfico, la industria y la agricultura juntos, según World Watch Institut de Washington (WWI).

El cemento gris, tipo Portland, es inaceptable en bioconstrucción, por ser tóxico y radiactivo, y el hormigón puede ser el elemento más tóxico a nivel mundial.

 

Como he mostrado en mi conferencia, la contaminación electromagnética solo es uno de los problemas de salud que enfrentamos.

Tres palabras clave AIRE, AGUA Y CONSTRUCCIÓN, tres elementos esenciales en Bioconstrucción.

Espero haber despertado algún interés por la salud del hábitat, como tener una casa saludable y sostenible.

© Carlos REQUEJO. Domobiotik. Mayo 24

 

Puedes ver otros temas de interés en mi blog: domobiotik.blogspot.com

 

miércoles, 17 de abril de 2024

Principios de Bioconstrucción

DECÁLOGO DE BIOCONSTRUCCIÓN Versión 3.1

INTRODUCCIÓN

El creciente impacto de la urbanización a escala planetaria nos muestra la ciudad como el auténtico cáncer del planeta. Más del 50% de la población mundial vive ya en ciudades, la mayoría de ellas poco habitables y menos sostenibles, y este crecimiento de la urbanización del planeta se incrementa.

            Es urgente tomar conciencia de que la imparable actividad de construcción (y deconstrucción) de edificios e infraestructuras, tiene una enorme “huella ecológica”, considerando todo el ciclo de vida de los materiales, desde las materias primas, hasta su fabricación, transporte, uso y reciclado.

            Podemos afirmar que el sector construcción es el primer cáncer del planeta, pues genera la mayor parte de toda la contaminación física, química y energética sobre el medio natural, considerando residuos, vertidos, efluentes y radiaciones. En conjunto la construcción genera más impacto ambiental que la agricultura, la industria y el tráfico sumados.

 

La Bioconstrucción (en alemán Bäubiologie, o biología de la construcción), considera en primer lugar el impacto de la urbanización sobre el ecosistema, con criterios de sostenibilidad, analizando ocupación del territorio, ciclo de vida de los materiales, polución atmosférica, consumo de agua y energía y residuos tóxicos.

            Frente a ese ambiente urbano nocivo la Domobiótica* propone el concepto de “Área Blanca”, un hábitat urbano de polución cero, libre de tóxicos y radiaciones, un verdadero “cobijo”, que nos protege del medio exterior hostil.

            Un área blanca es un espacio urbano sin “domopatías”, esos factores ambientales nocivos (ruido, radiaciones, materiales tóxicos, alérgenos, patógenos, etc.), considerando la “biohabitabilidad” de acuerdo a los criterios biológicos de la bioconstrucción.

 

También exige edificios eficientes, pues la casa bioclimática se traduce en ahorro de energía, agua y residuos, minimizando los impactos nocivos de la ciudad sobre el planeta. La casa debe adaptarse a nosotros como una tercera piel, debe procurarnos al mismo tiempo cobijo, abrigo, seguridad, y salud.

 

DECÁLOGO DE BIOCONSTRUCCIÓN

Las 10 reglas básicas:

01 - Ubicación correcta, el buen sitio…

02 - Integración en el entorno, biotopo, paisaje y cultura.

03 - Diseño personalizado, a la medida del cliente.

04 - Orientación y distribución correcta, ergonomía y funcionalidad.

05 - Materiales saludables, no tóxicos, no dieléctricos, no radiactivos…

06 - Equipamiento de bajo impacto, análisis de ciclo de vida.

07 - Optimización de recursos y ahorro energético (agua, electricidad, etc.)

08 - Protección frente a campos, ondas, vibraciones, tóxicos, patógenos…

09 - Tratamiento de residuos, reducción, reutilización y reciclado.

10 - Manual del propietario, uso y mantenimiento.

 

Versión 3.1. Documento en revisión permanente.

 

 

Decálogo de la Bioconstrucción / Versión 3.1

Se entiende por Bioconstrucción la forma de construir que favorece los

procesos evolutivos de todo ser vivo, así como la biodiversidad, garantizando el

equilibrio y la sustentabilidad de las generaciones futuras (Jordi Badía, arquitecto).

 

01. Ubicación correcta, el buen sitio…

Estudio geoambiental del terreno y su entorno, evitando la cercanía de fuentes emisoras de contaminación bacteriológica, química, acústica, eléctrica, electromagnética o geofísica, que sean potencialmente nocivas para los habitantes.

 

Como son hospitales, depuradoras, fábricas contaminantes, centrales térmicas o

nucleares, transformadores eléctricos, tendidos de alta tensión, emisores de

telecomunicaciones, ferrocarriles, grandes vías de comunicación, etc.

Como también el asentamiento sobre fracturas o fallas geológicas, rieras o

corrientes de agua, yacimientos minerales u otras anomalías geofísicas, y siempre

evitar la modificación del campo geomagnético natural.

 

También serán evitados aquellos “lugares sensibles” donde la intervención constructiva

pueda alterar la biodiversidad y afectar a los ecosistemas.

 

02. Integración en el entorno, biotopo, paisaje y cultura

Estudio de urbanismo y paisajismo con visión ecológica, holística, como un ecosistema.

Considerando el relieve natural y la morfología del paisaje de la comarca y del terreno, incluyendo la fauna y la vegetación propia del lugar dentro de la actuación.

Valorando la interacción con las construcciones adyacentes, los estilos arquitectónicos tradicionales de la zona y la armonía de formas constructivas.

 

Valorando el triple balance entre medio ambiente, personas y economía, recuperando el déficit de naturaleza para lograr la salud del hábitat.

 

03. Diseño personalizado, a la medida del cliente

Buen diseño arquitectónico, según las necesidades del cliente, y del medio social, de tal manera que la vivienda sirva perfectamente para desarrollar su forma de vida.

Procurando, en la medida de lo posible, cuidar el efecto "onda de forma”, evitando los elementos agresivos, demasiado rectilíneos, los ángulos agudos y las esquinas pronunciadas.

Las grandes luces se salvan con arcos, bóvedas y otros recursos de la arquitectura.

 

04. Orientación y distribución correcta, ergonomía y funcionalidad

Atendiendo a consideraciones bioclimáticas, de ahorro energético y funcionales, teniendo en cuenta una buena orientación geomagnética y solar.

Usando acristalamientos al Sur (con paredes y suelos de alta inercia térmica), situando las estancias de poco uso al Norte (garajes, despensas...), dedicando una especial atención al estudio de los lugares de descanso (cabeceras al Norte).

Considerando la ergonomía y funcionalidad de los espacios, de acuerdo al uso.

Siempre que sea posible se consideran las formas y proporciones del espacio de acuerdo a la geometría sagrada.

 

05. Materiales saludables, no tóxicos, no dieléctricos, no radiactivos…

Deben ser materiales biocompatibles e higroscópicos, que faciliten los intercambios de humedad entre la vivienda y la atmósfera, la vivienda debe respirar.

La materia prima debe ser lo menos elaborada posible y encontrarse lo más cerca posible de la obra, ahorrando tiempo y gastos de transformación y transporte y utilizando recursos locales, de Kilómetro Cero.

Deben hallarse totalmente exentos de elementos nocivos como amianto (asbesto), derivados del cloro (PVC), y otros productos químicos agresivos.

Usar conductos de saneamiento de gran diámetro pueden ser de cerámica con conexiones de caucho y los de pequeño diámetro de acero inox, o de polietileno de alta densidad, evitando el uso de PVC (vinilo). Con estos materiales, las conducciones son más estables, flexibles, duraderas y menos ruidosas.

En conducciones eléctricas, elegir cables exentos de halógenos, sin PVC, y en los puntos sensibles con apantallado derivado a tierra.

Evitar aislamientos y pinturas de poro cerrado, plastificados, elementos retenedores de polvo electrostático (moquetas, suelos plásticos...) y todos aquellos materiales que hacen barrera de vapor y emiten gases tóxicos en su combustión.

Debemos utilizar pinturas al silicato, al agua, a la cal, a la tiza, con aceite de linaza, colofonia, ceras naturales, etc., para los elementos decorativos, tratamientos de madera o enfoscados.

En los elementos estructurales, evitaremos el cemento gris (tipo Portland), Potencialmente tóxico y radiactivo, además de su alto impacto ambiental y coste energético, y ciclo de vida muy corto, empleando cementos naturales, puzolánicos, y preferentemente usar cal aérea o hidráulica.

Evitaremos la estructura porticada de hormigón armado, con vigas, pilares y forjados, cuando pueden ser sustituidos por muros de carga, cerchas, arcos y bóvedas.

El uso de metales, y en particular el acero en estructuras y armaduras debe restringirse a lo imprescindible, para prevenir los efectos nocivos electromagnéticos, ferromagnéticos y geomagnéticos, y todos los metales deberán ser convenientemente derivados a tierra.
Para las armaduras se puede utilizar acero inoxidable (no magnético), mallas de fibra de vidrio, fibra de carbono o incluso bambú.

 

06. Equipamiento de bajo impacto, análisis de ciclo de vida

Equipamiento de mobiliario de bajo impacto ambiental, con electrodomésticos de bajo consumo y baja o nula emisión acústica y electromagnética, con una toma de tierra adecuada, que no emitan gases nocivos y que sus elementos envolventes sean naturales.

Se debe considerar la ergonomía y funcionalidad, la acústica, la distribución espacial óptima del mobiliario, y también su forma y contorno geométrico, considerando el impacto sensorial (percepción, estética, onda de forma), acorde al estilo del entorno.

Uso de materiales que incorporen su análisis de ciclo de vida (ACV) como garantía
del conocimiento de su impacto ambiental en su extracción, producción, distribución, instalación, vida útil, derribo y reciclaje o biodegradación.

Evitar el uso de equipos y materiales con “obsolescencia programada”, prefiriendo los productos de larga vida útil.

Elegir tecnología y materiales biocompatibles, no tóxicos con demostrada inocuidad para garantizar la salud de los usuarios.

Siempre que sea posible se usarán proveedores, equipos y materiales de producción local.


07. Optimización de recursos y ahorro energético (agua, electricidad, etc.)

Aprovechamiento de la luz solar (insolación natural), climatización natural, ahorro de agua potable, aprovechamiento del agua de lluvia, e implantación de las energías renovables aprovechables en ese lugar y clima determinado.

Utilización de la arquitectura bioclimática, a través de sistemas de captación solar pasiva, galerías de ventilación controlada, sistemas vegetales hídricos reguladores de la temperatura y la humedad.

Disponer huecos, parasoles y aleros con criterio bioclimático, usando vegetación perenne al Norte y de hoja caduca al Sur (en el hemisferio Norte).

Reducir las necesidades de climatización (frío-calor), mediante aislamiento térmico e instalar luminarias y aparatos eléctricos de bajo consumo.

Implantación de las energías renovables disponibles en cada ecosistema y clima determinado, equipando sistemas de captación solar térmica y fotovoltaica, hidráulica, eólica, geotérmica, biogas o biomasa, para suministrar energía al inmueble.

Instalar equipos que favorezcan el ahorro de agua potable, con captación y aprovechamiento del agua de lluvia y reutilización de aguas grises para riego.

Favorecer el uso de tecnologías simples, como la chimenea termosolar, el pozo provenzal (o canadiense) o el muro Trombe, sistemas que no requieren electricidad, para la ventilación y climatización natural del edificio.

 

08. Protección frente a campos, ondas, vibraciones, tóxicos, patógenos…

Eliminar (o minimizar) las fuentes de ondas nocivas internas.

Prever sistemas de blindaje de las radiaciones interiores.

Protección frente a las radiaciones exteriores (microondas, alta tensión, etc.).

Puesta a tierra de baja impedancia, descarga a tierra.

Protección frente al ruido y vibraciones mecánicas.

Protección frente a la radiactividad natural y artificial.

Protección de las infiltraciones de gas Radón (geológica, materiales).

Protección frente tóxicos químicos (polución, materiales, productos).

Protección frente a patógenos (hongos, bacterias, virus).

Prever sistemas de calidad del aire interior (purificación, ionización, etc.).

El referente será la Norma Técnica de Medición en Bäubiologie (SBM-2015).

 

09. Tratamiento de residuos, reducción, reutilización y reciclado

Programa de recuperación de residuos y/o depuración de vertidos, con separación de residuos en origen, con programa de reciclado y recuperación para los sólidos y de compostaje para los orgánicos.

Depuración de las aguas residuales para su posterior utilización en riego. En los lugares con gran escasez de agua se deben incorporar sistemas de deshidratación orgánica o WCs secos con programa de compostaje.

Decantación y filtrado de partículas en la emisión a la atmósfera de gases de combustión, cocinas, calderas, etc.

 

10. Manual del propietario, uso y mantenimiento

Detallar las actuaciones aconsejables, y en particular las acciones prohibidas, a realizar por el usuario del inmueble, vivienda u oficina.

Definir de forma contractual las actuaciones que deberá realizar el mantenedor profesional del edificio o la urbanización.

 

Colofón 

Estos serían los criterios mínimos de un bioconstructor, pues podemos hablar también de jardinería, de paisajismo, de permacultura, de bioeconomía, de biodiversidad, o de geometría sagrada buscando la divina proporción.

Debemos considerar los aspectos económicos, sociales y comunitarios, favoreciendo las interrelaciones humanas con el entorno, dentro de una cultura regenerativa.

Siempre debemos valorar los aspectos perceptuales o estéticos, considerando la visión artística del paisaje, la arquitectura y el interiorismo, pues la belleza y la armonía influyen en el estado anímico de sus habitantes y condicionan el confort y la salud de las personas. 

 

CASA SANA - CIUDAD SANA - PLANETA SANO

 

© DOMOBIOTIK. Bioconstrucción - Salud Ambiental. Barcelona 2022.

Carlos Martínez Requejo, coordinador y primer redactor.

Fundador y vicepresidente de Domosalud.

Master Bioconstrucción IBN.

Miembro fundador de GEA.

Director de Domobiotik.

 

El presente texto es una síntesis de diversos decálogos redactados por GEA, Asociación Española de Bioconstrucción (AEB), Instituto Ecohabitar, Instituto Español de Baubiologie (IEB), Los Verdes y otros, que nos han servido de referencia. Agradecimientos a Jordi Badía, Ismael Caballero, s, Toni Marín, Igor Leibar, Gabi Barbeta, Petra Jebens y todos los colegas que me han enseñado en este camino.

 

Versión 3.1. Documento en revisión permanente. Junio 2022.

 

 

El autor intelectual de este documento es Carlos Martínez Requejo © Junio. 2022.

Esta obra está sujeta a una licencia Creative Commons (CC).

Usted es libre de copiar, distribuir y comunicar públicamente la obra, hacer obras derivadas.

Bajo las condiciones siguientes:

- Reconocimiento. Debe reconocer los créditos de la obra de la manera especificada por el autor.

- No comercial. No puede utilizar esta obra para fines comerciales.

- Compartir bajo la misma licencia. Si altera o transforma esta obra, o genera una obra derivada, sólo puede

distribuir la obra generada bajo una licencia idéntica a ésta.

- Al reutilizar o distribuir la obra, tiene que dejar bien claro los términos de la licencia de esta obra.

- Alguna de estas condiciones puede no aplicarse si se obtiene el permiso del titular de los derechos de autor.

 

VER LEGAL CODE = https://creativecommons.org/licenses/by-nc-sa/2.5/es/legalcode.es

 

 

NOTA. Entrar más a fondo en definir que es, o que no es, la bioconstrucción precisa más de doscientos folios, ver el curso on-line de introducción a la bioconstrucción.

ARTE Y TÉCNICA DE LA CASA SANA

Curso de Domoterapia / Online

Casa Sana o Casa Enferma

Introducción a la Bioconstrucción

VER INFO. https://domobiotik.blogspot.com/2020_01_05_archive.html

jueves, 4 de abril de 2024

Vientos radiactivos

Invasión de calima radiactiva

Una potente irrupción de polvo sahariano invade España y el oeste de Europa este fin de semana

 

Previsión de calima. Meteored.

 

Según Meteored, los modelos meteorológicos nos muestran una gran lengua de polvo del Sáhara que invade España produciendo 'lluvia de sangre' o 'lluvia de barro', se espera viento intenso de componente sur, y que la nube de polvo rojo atraviese toda Europa y llegue hasta los países nórdicos.

 

El episodio de calima sahariana de esta semana ha sido calificado como el "más importante" en la última década por Ernest Werner, de la Organización Meteorológica Mundial (OMM).

 

La concentración tan elevada de calima en España ha elevado el Índice de Calidad del Aire en el centro y sur de la península a la categoría de "extremadamente desfavorable" o "muy desfavorable" este jueves, y se mantendrá hasta el lunes.

 

La presencia de micropartículas (menos de 2,5 micras) ha superado de 7 a 15 veces los niveles recomendados por la OMS. Han llegado hasta los 1.000 mg/m3 en el sureste, cuando los niveles máximos recomendados por la Organización Mundial de la Salud están en una media diaria de 45 mg/m3.

 

Según la OMS, la calidad del aire actual es “poco saludable” para grupos sensibles, personas que sufren asma, alergia, o sensibilidad química, y los expertos instan a activar protocolos de contaminación en los episodios de calima como este.

 

Lo que no nos dicen los meteorólogos es que la masa de aire subsahariana arrastra polvo radiactivo (Cesio-137), procedente de las pruebas nucleares francesas en el sur de Argelia. Estos niveles de radiactividad han sido detectados en Suiza, siendo en España mucho más significativos.

El Cesio-137 puede entrar al cuerpo a través de los alimentos, del agua, del aire o por contacto directo con la piel. 

Si finalmente llega la lluvia las micropartículas radiactivas desaparecen de la atmósfera y la lluvia de barro rojo ('lluvia de sangre') invade todas las superficies, el suelo y las aguas, siendo metabolizadas por plantas y animales que entran en nuestra cadena trófica. 

Las personas sensibles deben tomar especiales precauciones este fin de semana para evitar absorber estas micropartículas, como cerrar las ventanas, especialmente las que miran al sur, lavar cuidadosamente los alimentos, evitar el contacto con el polvo rojo, usar mascarillas FP2, y evitar salir al exterior como recomienda Sanidad.

 

En casa y en el trabajo es muy recomendable cuidar la calidad del aire interior, cuidando la ventilación, y eliminar las micropartículas instalando un purificador de aire del tipo ión-plasma, con tecnología de oxidación foto catalítica (PCO), basada en investigaciones de la NASA.

 

© Carlos REQUEJO. Domobiotik. Abr.24

 

Artículo recomendado:

https://domobiotik.blogspot.com/2021_04_04_archive.html

 

Leer más:

https://www.20minutos.es/noticia/5232825/0/una-gran-polvareda-sahara-llegara-espana-por-una-borrasca-tenira-europa-podrian-producirse-nuevas-lluvias-sangre/

https://www.publico.es/sociedad/contaminacion-atmosferica-persiste-calima.html

https://www.eltiempo.es/noticias/la-calima-invadira-espana-y-europa-el-fin-de-semana-lluvia-de-barro-a-la-vista

--

 

viernes, 15 de marzo de 2024

Contaminación radiactiva

 

Radiactividad dentro de casa

Cuando hablamos de radiactividad pensamos que la energía nuclear es algo lejano, una tecnología peligrosa como las bombas atómicas o las centrales nucleares, y pensamos que no nos afecta, pero está dentro de casa.

 

El fenómeno de la radiactividad está presente en la naturaleza y podemos encontrar radiación nuclear dentro de casa de modo habitual, de hecho, vivimos en un ambiente radiactivo.

 

El fenómeno físico de la radiactividad se produce cuando no existe equilibrio entre protones y neutrones en el núcleo atómico. Henri Becquerel, físico francés, descubrió este fenómeno en 1896 al ver que sales de uranio emitían unas radiaciones que velaban las placas fotográficas envueltas en papel negro.

Poco después, el matrimonio Curie descubre otras sustancias radiactivas como el torio, el polonio y el radio. Marie Curie recibió el Premio Nobel de Física en 1903, primera mujer en obtener este galardón, por su investigación sobre la radiactividad.

 

Estamos expuestos a radiactividad natural procedente del cielo, la llamada radiación cósmica, del aire que respiramos que puede contener gas radón, y del subsuelo geológico que puede tener uranio y torio. También podemos recibir radiactividad natural a través del agua potable o del gas natural.

 

Nuestro cuerpo también contiene elementos radiactivos: por ejemplo, necesita el potasio para sobrevivir y el potasio 40 lo adquirimos de la sal común y de muchos alimentos frecuente como el plátano, la patata o los frutos secos. Y es evidente que tenemos uranio 238 en el cuerpo, del orden de 100 microgramos.

 


Sin embargo, la radiactividad natural se convierte en un riesgo para nuestra salud cuando excedemos el nivel que nuestro organismo puede metabolizar.

Con frecuencia, se registran altos niveles de radiactividad en nuestro entorno cotidiano debido a la composición mineral del subsuelo en zonas localizadas, como nos muestra el Mapa Marna, el mapa de la radiación gamma natural de España.

 

El terreno bajo nuestras viviendas puede tener granito, cuarcitas, basaltos, etc., que tienen una alta concentración de uranio y torio que son altamente radiactivos.

 

Este mineral de uranio también está presente en determinados materiales de construcción y decoración, a veces en concentraciones altas, como el granito, la pizarra, algunos tipos de gres, especialmente el porcelánico, o ciertos tipos de cemento gris, que lleva con frecuencia aditivos peligrosos, como las fosfogisginas.

 

Según el Consejo de Seguridad Nuclear (CSN), el gas radón está presente en el 90% de las casas, y en un 40% de viviendas en dosis peligrosas según la OMS. 

 

En su proceso natural de descomposición, la cadena de desintegración del uranio, torio y radio emite gas radón, que está clasificado oficialmente por la Organización Mundial de la Salud (OMS) como la segunda causa de cáncer de pulmón en el mundo.

El resultado es que nuestro hogar o nuestra oficina pueden registrar altos niveles de radiactividad natural y de gas radón sin que seamos conscientes de ello, puesto que el gas radón es un gas noble, inodoro, insípido e invisible.

Una alta concentración de gas radón en el aire que respiramos satura nuestros pulmones de elementos radiactivos cancerígenos.

 

La radiactividad ambiental se puede detectar y medir de forma sencilla con un contador Geiger-Müller, que localiza las partículas radiactivas del entorno y mide el número de impulsos de corriente eléctrica que produce dicha partícula. También existen métodos sencillos para detectar y medir las concentraciones de gas radón presentes en el ambiente.

 

La concentración de radón se mide en bequereles por metro cúbico (Bq/m3), y el nivel de referencia se establece en 300 Bq/m3.

Sin embargo, este límite es insuficiente, pues la OMS fija en 100 bequereles la frontera a partir de la cual el radón se considera peligroso para la salud, y los estudios científicos concluyen que cualquier dosis de radiactividad es nociva, ya que se acumula en el organismo.

 

La primera medida de precaución es garantizar la frecuente ventilación del inmueble afectado, sobre todo al nivel del suelo, que es donde tiende a acumularse el gas radón, por ser seis veces más pesado que el aire.

 

Recientemente el Real Decreto 732/2019, de 20 de diciembre, modifica el Código Técnico de la Edificación (CTE) y establece las exigencias que deben cumplir los edificios en relación con el Gas Radón (DB HS_6).

 

Esta regulación establece las normas de seguridad básicas para la protección contra los peligros derivados de la exposición a radiaciones ionizantes como es el establecimiento de niveles nacionales de referencia para las concentraciones de radón en recintos cerrados, así como la adopción de medidas adecuadas para limitar la penetración del radón en los edificios.

 

Estas exigencias básicas de salubridad establecen los criterios de diagnóstico de las vías de entrada del radón, define como hacer las mediciones de radón, y presenta las soluciones de protección, y los criterios para elegir la mejor solución técnica.

 

Principales medidas de protección:

Barrera frente al radón.

Puertas estancas.

Sellado de fisuras, grietas, encuentros y juntas.

Creación de sobrepresión.

Despresurización del terreno.

Ventilación de los locales habitables.

 

Todas las soluciones se recogen en una guía y una serie de fichas técnicas, que concretan las normas de seguridad básicas recogidas en la Directiva 2013/59/EURATOM, vigente en la Unión Europea.

El documento DB HS 6 de Protección frente al Radón se aplica a todos los edificios de nueva planta y también en reformas, ampliaciones y cambios de uso de edificios existentes.

 


El mapa MARNA publicado por el Consejo de Seguridad Nuclear (CSN), muestra los niveles de radiactividad ambiental medios en nuestro país, y en base a la realidad geológica se ha elaborado el Mapa Predictivo del Radón.

Las mayores concentraciones de gas radón se encuentran en las zonas geológicas donde hay una mayor presencia de suelos graníticos, como la sierra de Gredos o el Macizo Galaico-Duriense. En Cataluña también se encuentran valores altos en la Sierra del Montnegre y el Corredor (Maresme), y por supuesto en los Pirineos.

 

Estas radiaciones nucleares dentro de casa son miles de veces más peligrosas que los campos electromagnéticos que tanta alarma social despiertan, como las microondas de la telefonía 5G, las ondas de la electricidad sucia, o las líneas de alta tensión.

Sin embargo, no existe apenas preocupación por protegerse de la radiactividad dentro de casa. De hecho, el riesgo sanitario de la radiactividad doméstica y el gas radón es prácticamente desconocido por los arquitectos e ingenieros, y poco tenido en cuenta por los médicos.

 

La nueva regulación del CTE obliga a arquitectos y constructores a considerar las medidas preventivas frente al radón.

El control de la radiactividad, para descartar la posible presencia del gas Radón, es la primera medición técnica cuando realizamos "control domobiótico" en las viviendas.

© Carlos M. Requejo. Domobiotik. Mar24.

--

 

> Ver artículos relacionados (links).

https://domobiotik.blogspot.com/2023_01_22_archive.html

https://domobiotik.blogspot.com/2018/02/normativa-ue-gas-radon.html

 

--

 

Páginas consultadas

https://www.csn.es/radon

https://www.csn.es/mapa-de-radiacion-gamma-natural-marna-mapa

https://www.csn.es/mapa-del-potencial-de-radon-en-espana https://www.codigotecnico.org/pdf/GuiasyOtros/Conceptos_basicos_RD_732_2019_DBHS_6.pdf

https://www.saludgeoambiental.org/geobiologia/

https://www.ecoportal.net/temas-especiales/radiactividad_natural/

https://espanol.epa.gov/espanol/los-mostradores-de-granito-y-la-radiacion

 

--