jueves, 10 de agosto de 2017

Bioconstrucción / Cursos Verano'17


Helioterapia

-->

VIVIR CARA AL SOL

El sol es vital, es una fuente de energía para la vida en el planeta, no podemos vivir sin la luz y calor del sol.


 

Sin su calor la Tierra sería un planeta helado e inhabitable, y sabemos que la luz del sol tiene importante efectos físicos y psíquicos en nuestro organismo. El sol en nuestra piel aporta entre otros beneficios, la vitamina D, imprescindible en el metabolismo del calcio, que previene el raquitismo y regula el crecimiento. El sol en nuestros ojos estimula la glándula pineal, y regula los neurotransmisores, las hormonas, el sistema inmunitario, y tiene notables efectos sobre el estado de ánimo.
La escasez de sol en los países nórdicos incrementa la depresión, y sabemos que la depresión invernal, el conocido trastorno afectivo estacional, TAE, se previene y se cura con luz solar, o usando lámparas de fototerapia (fullspectrum). Curiosamente dos poderosos antidepresivos, como el litio o el hipérico, son conocidos por su efecto fotosensible, una relación que debería ser mejor investigada.

Nuestros ojos se alimentan de sol, literalmente comen luz, necesitamos ver el sol, es fácil experimentar que el sol en la cara levanta el ánimo, y mirar directamente al sol activa los fosfenos y estimula los neurotransmisores cerebrales.
Para mirar el sol no es necesario tener ojos de águila, basta usar el sentido común, podemos captar la intensa luz solar con los párpados cerrados orientando la cara directamente al sol, y con los ojos abiertos nunca lo miraremos directamente, especialmente al mediodía pues el impacto de la luz en la fóvea, el punto más sensible de la retina

Para fortalecer nuestros ojos, empezaremos mirando el sol, durante unos segundos al amanecer, o al atardecer cuando el sol está bajo y no es tan fuerte, miraremos alrededor del sol de modo que toda la retina reciba el impacto luminoso.
Una sensación de lagrimeo, será el aviso e que hemos recibido suficiente sol por el momento.
Sabemos que la función crea el órgano, y en pocos meses nuestros ojos se fortalecerán y podremos ver el sol, como un beduíno del desierto.

Pero los médicos nos dicen que puede ser peligroso tomar el sol, y más aún mirarlo sin gafas de sol, y la industria cosmética nos ofrece filtros solares para prevenir los peligrosos rayos UV, que pueden causar cáncer de piel, como el peligroso melanoma.

El sol ilumina nuestras vidas, pero nosotros le damos la espalda, pues pasamos el 80% del tiempo encerrados en casas oscuras, con poca o ninguna luz solar. Para valorar esta dramática falta de luz, consideremos que la iluminación artificial usual tiene unos 500 lux, y por contraste un día radiante de sol, nos aporta más de 100.000 lux.

Vivimos desconectados de la hora solar, debemos tener en cuenta que el sol es el reloj natural, el movimiento aparente del sol marca las horas, y es el ritmo de la luz diurna el que condiciona los ritmos biológicos de lo seres vivos, los llamados biorritmos circadianos, que se desarrollan dentro de las 24 horas del día.
La apertura y cierre de los girasoles, el canto del gallo, como la temperatura basal o la secreción biliar y otros muchos ritmos biológicos, siguen máximos y mínimos de acuerdo al ciclo solar.

El horario natural tiene una gran simetría, a las 6 de la mañana es la hora de desayunar, las 12 del mediodía es la hora de comer, y a las 6 de la tarde hora de cenar, claro que nos estamos refiriendo al horario solar, u hora GTM (Greenwich Time Meridian).
La hora legal, es un horario artificial que  por confusas razones de ahorro energético, retrasa el horario dos horas en verano y una en invierno. Sin embargo muchos países, Portugal sin ir más lejos, siguen el horario solar, comen al mediodía (literalmente), y no parecen tener muchos problemas energéticos.

Este horario antinatural afecta a la asimilación de alimentos y otros ritmos biológicos. Afortunadamente, bastan 10 minutos de exposición matinal a la luz del sol para poner en hora nuestros relojes biológicos, levantar el ánimo y activar el sistema nervioso, dejando fuera la depresión.

Los urbanitas usamos gorras, sombreros, demasiada ropa, tenemos la piel pálida y debido al exceso de protección precisamos multitud de prótesis, gafas de sol, para ojos débiles.
           
La vida urbana, demasiado artificial, crea un círculo vicioso “casa-sombra-ropa-pálido-vulnerable”, la opción natural es tomar el sol todo el año, especialmente en invierno, bronceando la piel, creando defensas y construyendo un círculo virtuoso bien distinto “naturaleza-luz-desnudo-bronceado-saludable”.

En la naturaleza es fácil observar que ningún león se expone al sol a mediodía, inteligentemente caza al amanecer y al atardecer, y cuando el sol está alto descansa a la sombra de una acacia. Solo el bípedo que orgullosamente se llama a si mismo “homo sapiens” vive todo el invierno escondido del sol y, en lo más tórrido del verano, expone su vulnerable piel pálida a los intensos rayos solares del mediodía.

© Carlos Requejo. 2005.
www.domobiotik.es
--

Energías cosmotelúricas - Lugares geopatógenos

-->DORMIR EN EL BUEN SITIO 

Dentro de nuestra casa y especialmente en nuestra cama nos afectan las energías cosmotelúricas y los lugares geopatógenos, especialmente las corrientes de aguas subterráneas


Mapa de Vilsbiburg

Carlos M. Requejo.
Arquitecto Interiorista. Domoterapeuta, Master en Bioconstrucción.

CASAS CÁNCER
Dormir en un mal sitio, un lugar maléfico situado sobre las Salidas de los Demonios o surcado por las Venas del Dragón, puede ser la causa suficiente para tener siempre un mal sueño, incluso pesadillas, vivir literalmente en una casa de pesadilla y generar enfermedades psicofísicas, incluso el cáncer en algunos años.
Los geomantes chinos hace siglos ya investigaban a través del Feng’Shui las fuerzas ocultas de la tierra, estudiando las relaciones energéticas del ser humano con las energías cósmicas y telúricas, que emanan del substrato geológico y como rayos invisibles interaccionan con la atmósfera y el cosmos. La escuela china del Feng’Shui, que literalmente significa viento-agua, se refiere al estudio tradicional de todo lo que fluye (fluídos), sea visible o invisible, o sea la energía y su interacción con el hábitat humano, el moderno Feng´Shui es aplicado hoy día por prestigiosos arquitectos en el diseño de imponentes rascacielos, como la sede del Banco de Shanghai y Hong Kong.
Hoy gracias a la Geobiología científica, a partir de las investigaciones del Dr. Hartmann en Alemania, (Universidad de Heilderberg), sabemos que una persona con la cama sobre una corriente de agua subterránea, la vena del dragón que científicamente llamamos geopatía, sufre la influencia de energías cosmotelúricas que dañan su organismo, una concentración de radiaciones que se observa en esos sitios que tradicionalmente llamamos lugares malditos.
La geopatía puede aún ser más grave si el sitio maléfico donde vivimos y dormimos está en la vertical de una falla o fractura de la corteza terrestre, aquí la emisión de radiaciones será lo suficientemente grave para generar cáncer o anomalías genéticas en solo dos o tres años de permanencia en ese lugar.
Las fuerzas ocultas de la tierra, que se pueden manifestar por la presencia de una importante geopatía en la vertical de nuestro dormitorio, como una maldición, conducen a la desvitalización, debilitan nuestro sistema de defensas y abren la puerta a enfermedades físicas y psíquicas.
Los chinos llaman a estos lugares malditos, Salidas de los Demonios, son muy geopatógenos, lugares de la corteza terrestre donde concurren dos o más causas de geopatías, produciéndose en este punto una alta concentración de emisiones energéticas que causan lo que coloquialmente llamamos un punto cáncer.
Confirmando las tesis del Feng’Shui, la existencia de casas cáncer fue detectada ya en 1932 por las rigurosas investigaciones del barón Von Pohl, que estudió la incidencia del cáncer en la pequeña población alemana de Vilsbiburg, encontrando que en sólo 5 casas se habían producido 190 casos de cáncer a lo largo de 21 años, todas estaban situadas en la vertical de una importante vena de agua subterránea, similares resultados obtuvo el Dr. Picard en la localidad francesa de Moulins estudiando 282 muertes por cáncer.
Pero actualmente estas anomalías geofísicas de la naturaleza, radiaciones cosmotelúricas que concurren en el mal sitio, pueden ver amplificados su efectos nocivos a causa del factor sinergia, si nuestra casa se encuentra afectada por otras patologías tecnológicas, causas artificiales que llamamos tecnopatías, principalmente por la contaminación electromagnética procedente de antenas de telefonía, líneas eléctricas de alta tensión, ordenadores y electrodomésticos.
Estas alteraciones energéticas generan estrés a nivel nervioso y celular, una tensión que impide el sueño profundo en nivel Delta, donde se produce el verdadero descanso físico y mental, la recarga del sistema inmunitario y la regeneración celular.
© Carlos M. Requejo. 2003.



Enfermedades causadas por Domopatías
La investigación realizada en Alemania y otros países de Europa desde los años 30, permite afirmar que una casa enferma o con domopatías, puede producir graves patologías a sus habitantes.
El estado actual de la investigación, aún insuficiente, no ha podido determinar en algunos casos la relación causa-efecto, pero permite afirmar que existe una asociación directa entre la exposición continuada a estos factores de riesgo y la aparición de patologías en los seres humanos.
Relación de patologías clínicas observadas, de gravedad creciente en función de la intensidad y la duración de la exposición y de acuerdo a la susceptibilidad personal.
• Insomnio, transtornos del sueño, pesadillas.
• Stress, agresividad, irritabilidad.
• Angustia, ansiedad, bulimia.
• Agotamiento psicofísico, astenia.
• Inapetencia, anorexia.
• Depresión.
• Pérdida de memoria, falta de concentración.
• Transtornos respiratorios, rinitis, sinusitis, bronquitis.
• Transtornos cardio-vasculares, angina, infarto.
• Transtornos circulatorios, edema, varices.
• Migrañas, jaquecas, cefaleas.
• Fatiga ocular, miopía, presbicia.
• Cataratas, retinopatías.
• Dolores cervicales, dorsales, lumbares.
• Reumatismo, gota, artrosis, artritis.
• Asma, alergias respiratorias.
• Hipersensibilidad cutánea, psoriasis.
• Hipersensibilidad psíquica, sobrexcitación, fobias.
• Vértigos, mareos, desorientación espacial.
• Amenorreas, dismenorreas, disfunción menstrual.
• Impotencia, anespermia, esterilidad.
• Abortos, malformaciones congénitas.
• Disfunciones metabólicas, bocio, diabetes.
• Leucemia, cáncer.
• Déficit isistema nmunitario, sida.
• Aberraciones cromosómicas, anomalías ADN.

© Extracto del libro La Casa Enferma. Carlos M. Requejo. Editorial Didaco SA. 1988.

El Autor: 
CARLOS M. REQUEJO.  Oviedo. Asturias. 1947. 
Arquitecto Interiorista. Auditor ambiental. Domoterapeuta.
Master en Bioconstrucción IBN. Diplomado en Geobiología UPC.
Fundador de la Sociedad Asturiana de Naturismo, SANA. 1981.
Autor del Estudio Geobiológico del Camino de Santiago. 1988.
Co-fundador de la Asociación de Estudios Geobiológicos, GEA. 1990.
Ha impartido numerosas conferencias, seminarios, postgrados y masters de Geobiología y Bioconstrucción, y publicado numerosos artículos y ponencias. Desde 1982.
Especialista en Geobiología y Calidad del Hábitat, UPC. 1996-97.
Colaborador de TeleCinco, TV2, TV3, Cataluña Radio, Radio Nacional-R4, Onda Rambla, Radio Salud, Radio Stel, Radio 2000, Radio Delta, Cadena Cope, etc. 1990-99.
Coordinador del Postgrado en Geobiología y Salud del Hábitat de la Universidad Politécnica de Cataluña. UPC. 1997-99.
Fundador de la Escuela de Domobiótica. 1997.
Gerente de Domobiotik - JCC Gabinete de Calidad Ambiental SL. Desde 1999.
Miembro de la Asociación Española de Bioconstrucción. 2006.
Fundador de Domosalud, Asociación Ciudadana para la Salud Ambiental. 2008. 
Miembro del equipo docente del Master en Bioconstrucción IBN-ITL-UdL. desde 2009.

--
VER: Institute for Geopathology SA. http://geopathology-za.wikidot.com/gustav-freiherr-von-pohl
--

domingo, 30 de julio de 2017

Geometría Sagrada / Cursos Verano'17


Casa Sana, Casa Enferma


Cambio de Aires / Renueva tu casa
Casa Sana, Aire Sano 
En vacaciones, consciente o inconscientemente, buscamos un cambio de aires en una ˝zona blanca˝ en plena naturaleza, sin tóxicos ni radiaciones.
Un lugar sano donde descansar a fondo, relajados, sin el estrés de la vida urbana, el trabajo y la crisis.

El verano es el mejor momento para renovar tu casa. Con el Solsticio de Verano tenemos máxima energía y vitalidad para hacer cambios positivos en casa. Un consejo básico del Feng’Shui es “limpiar y vaciar”. Podemos empezar por armarios y cajones, para seguir eliminando todos los elementos nocivos que, sin darnos cuenta, acumulamos en casa.

Cambio de aires
Podemos tener el “cambio de aires” todo el año, una casa es sana si tiene aire sano. El aire es el factor ambiental más vital, no podemos dejar de respirar más de 5 minutos. Frecuentemente la calidad del aire interior, con “malos aires”, resulta nociva para la salud y causa alergias, cansancio, agobio, estrés, insomnio… muchas de estas patologías modernas son causadas por una Casa Enferma.
Encontramos más de 100 tóxicos en el polvo doméstico. Algunos de ellos provienen de la contaminación atmosférica exterior, por tráfico, industria o calefacciones. Sin embargo muchos los tenemos dentro de casa. Disolventes, polvo y partículas tóxicas pueden ser producidos por materiales de construcción, como barnices y pinturas, pladur o aglomerado. Otros provienen del supermercado, detergentes, suavizantes, ambientadores, insecticidas o cosméticos.
  Además radiaciones y geopatías producen iones positivos, que causan radicales libres y electroestrés. Vivimos en casas electrificadas en exceso, pues los electrodomésticos, la informática y la telefonía móvil nos rodean a todas horas.

Control ambiental
Hacer un “control ambiental” detecta la contaminación electromagnética de un transformador, una línea de alta tensión, una antena de telefonía móvil, o si nos afecta el wifi o el smartphone. La inspección del experto permite saber si estamos sobre un lugar radiactivo, como una geopatía, y también detectar tóxicos muy usuales como Radón222, monóxido de carbono o formaldehído.
A partir de aquí podremos estudiar como protegernos de las radiaciones y eliminar los tóxicos, por ejemplo con materiales biológicos, o mediante ionizadores que purifican al atmósfera interior, creando buenos aires.
Puedes hacer un control ambiental desde 180 euros, con la Promo Verano con descuento del 21% (SIN IVA), hasta 31 de Agosto. Sabrás como tener una casa sana por solo 150 euros. Crear un área blanca y hacer el cambio de aires en tu casa es muy fácil con control ambiental.

© Carlos Martínez Requejo
Arquitecto-interiorista, domoterapeuta
Miembro fundador de GEA
Miembro de la Asociación Española de Bioconstrucción
Director de Domobiotik desde 1998

® Basado en el libro La Casa Enferma. Ed. DIDACO 1996.

--